El Trops Málaga despidió la primera fase de la competición con un empate a domicilio frente al Ikasa Balonmano Madrid (21-21). Aunque bien es cierto que los blanquiazules tienen aún por delante un encuentro aplazado de este primer tramo de la liga, el del próximo domingo ante el líder Torrelavega en Madrid (13.00 horas), la realidad es que ese choque llegará sin trascendencia alguna en la clasificación, dado que ambos conjuntos lucharán a partir del 20 de marzo por diferentes objetivos: los cántabros, por el ascenso a la Asobal, y los andaluces, por la permanencia una temporada más en la División de Honor Plata.

Con la igualada de este sábado ante el Balonmano Madrid, el Trops de Quino Soler certificó su buena racha en la recta final de la temporada, toda vez que desde la llegada al banquillo blanquiazul del malagueño, exjugador del Maristas, Granollers y Barça, entre otros conjuntos, sus resultados han sido buenos en líneas generales. Y es que, de los nueve partidos disputados, solo ha perdido uno, contra el Alarcos Ciudad Real en el ya lejano sábado 19 de diciembre, mientras que ha ganado en cinco ocasiones, ante Ikasa en la primera vuelta, Cajasur Córdoba, Trapagaran, Alcobendas y Zamora. Además, acabó en tablas en tres choques, frente a Zarautz, Antequera e Ikasa, en el encuentro de ayer.

No obstante, pese a la dinámica positiva del Trops, esta no ha sido suficiente para acabar la primera fase entre los cinco primeros, ya que los equipos de arriba han seguido puntuando, por lo que los malagueños, que han finalizado en la sexta posición, tendrán que luchar por la permanencia en un grupo de diez equipos en el que descenderán cinco con este nuevo formato de la competición en esta temporada-.