Llega marzo y con él el final de la primera fase de la Liga Guerreras Iberdrola. En los próximos quince días el Rincón Fertilidad Málaga debe afrontar cuatro encuentros de la competición doméstica, tres de ellos aplazados en su día por el coronavirus que ha afectado tanto al propio equipo malagueño como a alguno de sus rivales. Claves serán los dos choques que afronta esta semana, ante el Aula Alimentos de Valladolid y el Club Balonmano Atlético Guardés, ya que son dos equipos con su billete asegurado para la lucha por el título, por lo que son puntos vitales y que se arrastran a la segunda fase.

Tras el largo viaje que supuso las visitas al AC PAOK y al propio equipo gallego, la plantilla disfrutó de unos días de descanso para retomar la actividad en la jornada de ayer lunes. Tras trabajar en dobles sesiones lunes y martes, viajará hasta Valladolid, donde el miércoles a las 19:00 horas jugará en el Pabellón Huerta del Rey ante el Aula Alimentos de Valladolid. Ya fue un partido igualado en la primera vuelta en tierras costasoleñas, resuelto a favor de las malagueñas (26-24). Se prevé una cita complicada para las pupilas de Suso Gallardo, que deberán mostrar su mejor versión para traerse el triunfo de la capital del Pisuerga.

Ya de vuelta a Málaga, el sábado a las 18:30 en el Pabellón Rubén Ruzafa de Rincón de la Victoria, y con las cámaras de Teledeporte como testigos, el Rincón Fertilidad Málaga recibe al Club Balonmano Atlético Guardés, en la que será la segunda cita de las cuatro previstas con el cuadro gallego en menos de un mes, ya que también es el rival en las semifinales de la EHF European Cup. En el primer enfrentamiento, el pasado miércoles, la victoria se decidió en los instantes finales a favor del conjunto gallego.

Cuatro puntos claves para el Rincón Fertilidad Málaga de cara a sus aspiraciones en la Liga Guerreras Iberdrola. El pleno le permitiría pasar a la segunda fase con siete puntos en su casillero, una buena renta de arranque para enfrentarse a ocho jornadas que serán frenéticas.