Creo que ya se puede decir alto y claro: Hay un Rincón Fertilidad antes del COVID que afectó a más de media plantilla y otro después de pasar la enfermedad. Aquel primero era intratable, imbatible y fue capaz de ganar la Copa de la Reina, la Supercopa y liderar la Liga Guerreras Iberdrola. El de después de pasar la cuarentena es un equipo sin punch, que sufre mucho atrás, que ha perdido velocidad y que no tiene ni de lejos la energía del que arrancó la temporada. Es una pena, pero el coronavirus ha convertido un equipazo espectacular en una plantilla con demasiadas lagunas y con un físico muy mermado. Que da para ganar batallas menores, pero que es insuficiente para las grandes guerras como la de la semana pasada en A Guarda o esta de Pucela.

Y es que el Rincón Fertilidad se dejó este miércoles en el Pabellón Huerta del Rey de Valladolid casi todas sus opciones de luchar por el título de una Liga Guerreras Iberdrola que parecía al alcance de las de Suso Gallardo hace mes y medio, pero que el maldito virus ha puesto ahora casi imposible. Con toda la segunda fase por delante es demasiado tajante decirlo, pero la desventaja de las "panteras" en la clasificación cuando arranque la fase por el título les va a obligar a rozar un milagro para optar a la Liga.

Fue una pena. Un quiero y no puedo ante un rival en el que dos jovencitas, la catalana Sara Molés y la maña Danila So Delgado, fueron imparables para la defensa de las malagueñas. Con 7 y 9 goles, respectivamente, ambas tuvieron mucha culpa de la derrota de un Rincón Fertilidad con demasiados frentes abiertos.

El partido arrancó con muchísima igualdad. Aula Valladolid y Rincón Fertilidad sabían que los 2 puntos en juego eran vitales para la segunda fase y los primeros minutos fueron de tanteo. Castellanas y malagueñas alternaron el liderato en el marcador con diferencias mínimas. Con 10-11 llegó un momento clave. Una doble exclusión dejó al equipo de Suso Gallardo tocado en la pista. Las vallisoletanas aprovecharon para endosar un parcial de 5-0, que les puso 3 arriba, que al descanso fueron 4, 16-12, y la sensación de que mucho tenía que cambiar el guión para sumar algo en el mítico polideportivo Huerta del Rey.

Las malagueñas, tras los 15 minutos de refresco, volvieron mucho más activas y acertadas. Con un parcial de 1-5 igualaron el marcador (17-17). Incluso se pusieron por delante un par de veces, 20-21 y 21-22. Pero cuando otra vez faltó la gasolina, ya fue imposible. El rival esperó ese momento y rompió el partido, 31-26 a base de carreras y de exigencia física. El esfuerzo final de las "panteras" sirvió al menos para maquillar un marcador final 32-31 que deja un sabor amargo al equipo y muchas dudas ante lo que está por venir.

La próxima cita será el sábado contra el Guardés en partido de Liga, mismo rival con el que dentro de tres semanas se jugarán las "panteras" el pase a la final continental. Recuperar tono físico se antoja imprescindible para volver al nivel del inicio de la temporada. Ojalá.

FICHA

AULA ALIMENTOS DE VALLADOLID 32 (16+16). Guerra (p), Cifuentes (2), Téllez (2), Álvarez, T. (-), Moles (7), Cuadrado (3), González de Garibay (4) -siete inicial-; Sanz (p), Álvarez, E. (2), Laguna (1), Álvarez, C. (-), Parra (-), Nieto (1), So Delgado (9), Taide (-) y Ezzahraa (1).

RINCÓN FERTILIDAD MÁLAGA 31 (12+19). Fernández (p), Doiro (5), Sole López (5), Espe López (6), Medeiros (4), García (1), Arderius (7) -siete inicial-; Castellanos (p), Bravo (-), Pérez (-), Gutiérrez (1), Sánchez (1) y Rojas (1).

ÁRBITROS: Pedro Cubas y Gabriel López, del colegio valenciano. Excluyeron por parte del equipo local a Álvarez, T., G. de Garibay y Ezzahraa y por parte del conjunto malagueño a medeiros, Pérez, López, E. y Rojas.

INCIDENCIAS: Encuentro perteneciente a la décima jornada de la Liga Guerreras Iberdrola 2020/2021, celebrado en el Pabellón Huerta del Rey de Valladolid.

PARCIALES CADA 5´. 3-2, 4-4, 6-7, 9-10, 12-11, 16-12 -descanso-; 17-15, 19-18, 23-22, 29-26, 31-28, 32-31, final.