La selección española femenina de balonmano disputará por quinta vez en su historia, la tercera de manera consecutiva, el torneo olímpico, después de certificar anoche su clasificación para los Juegos de Tokio, con la presencia de tres jugadoras del Rincón Fertilidad, Sole López, Merche Castellanos y Silvia Arderius, además de la malagueña Marta López. Lo hizo tras ganar 16-31 a Argentina.

Este triunfo ha permitido a las «Guerreras» prolongar su relación con los Juegos Olímpicos, que arrancó en 1992 en Barcelona y que ha tenido continuidad hasta las dos últimas citas olímpicas. El debut olímpico de la selección femenina en la cita de hace 29 años se saldó con una séptima plaza, después de imponerse en la última jornada por 26-17 a Nigeria.

A continuación, hasta 12 años tuvo que aguardar el balonmano femenino español para regresar a unos Juegos Olímpicos, los de Atenas 2004, en los que el equipo español, entonces dirigido por José Francisco Aldeguer, finalizó en sexta posición. Esa vez cayó por 25-23 ante Ucrania en los cuartos de final.

Mucho más corta fue la espera para alcanzar por tercera vez la cita olímpica, y bien que mereció la pena, ya que en su retorno a los Juegos, las «Guerreras» se colgaron la medalla de bronce en Londres 2012. Fue un éxito histórico que aún se recuerda, porque precisamente abrió esa cita un camino de numerosos éxitos para el deporte femenino tanto a título individual como colectivo.

En la capital británica, después de ganar en la primera fase a potencias como Dinamarca y Suecia o de empatar con equipos de la talla de Francia, el equipo dirigido por Jorge Dueñas alcanzó los cuartos de final, en los que consiguió derrotar por 25-22 a Croacia. Ese triunfo no lo pudieron repetir las españolas en semifinales, ya que perdieron por el resultado de 26-27 frente al combinado nacional de Montenegro.

Pero de ese varapalo las «Guerreras» se resarcieron días más tarde con la conquista de la medalla de bronce, tras imponerse por 31-29 a Corea del Sur en una emocionante final de consolación. Este histórico encuentro se resolvió a favor del equipo español, después de que se sucediesen hasta dos prórrogas.

Esa pugna por las medallas no pudo repetirla el cuadro español cuatro años más tarde, en los Juegos Olímpicos de Río 2016, después de que en el camino se cruzara una prórroga. Esa vez el resultado fue desfavorable, puesto que las «Guerreras» cayeron por el resultado de 26-27 ante Francia. Así se quedaron a las puertas de las semifinales, en unos cuartos de final más que emocionantes.

Con el podio volverá a soñar el conjunto español, vigente subcampeón del mundo, cuando el próximo verano viaje hasta Tokio. El tercer pasaporte olímpico consecutivo lo sellaron este domingo, con la capital japonesa impresa en el mismo, gracias a ese rotundo 16-31 cosechado contra Argentina en la última jornada del preolímpico disputado de Llíria.tina en la última jornada del preolímpico disputado de Llíria.