Dos jugadoras del Rincón Fertilidad, la central Estela Doiro y la extremo Sara Bravo, saben bien lo que se le avecina este fin de semana al equipo malagueño en su histórico partido de ida de la semifinal de la EHF European Cup contra el Atlético Guardés. Ambas son exjugadoras del equipo gallego y conocedoras de todos los secretos que encierra la coqueta pista de A Sangriña, en la que se jugarán el domingo, desde las 19 horas, los primeros 60 minutos de una eliminatoria histórica en la que las «panteras» malagueñas buscarán un sitio en la finalísima europea.

Estela Doiro, con un pasado de 18 años en el Guardés, llegó hace un par de veranos a Málaga. Guardesa de nacimiento, la ahora central del Rincón Fertilidad era la capitana del Atlético Guardés y un emblema del club. Ella es la que mejor sabe, sin duda, qué se va a encontrar su equipo en la pista gallega este próximo domingo. «Nos vamos a encontrar con un equipo que está haciendo las cosas muy bien, que es muy complicado, que defiende muy fuerte y que siempre en su casa tiene un plus más, y yo sé bien qué es jugar en A Sangriña. Nosotras lo que tenemos es que ir tranquilas, sabiendo que no son solo 60 minutos sino 120 para tratar de sacar allí el mejor resultado posible».

Doiro explica qué es lo que tiene que hacer el Rincón Fertilidad para ganar en A Guarda. «Tenemos que cometer los menos errores posibles, poder hacer nuestro balonmano, tanto en ataque como en defensa, poder correr y buscar el mejor resultado posible».

La extremo Sara Bravo jugó las dos últimas temporadas en el Guardés, donde llegó procedente del Canyamelar de su Valencia natal. Ella también sabe bien cómo es el «Inferno» de A Sangriña, aunque sea con un número limitado de espectadores en esta ocasión. «Es una pista que disfruta mucho del balonmano, la gente arropa tanto que es como un jugador más. Para el rival es bonito el ambiente, pero es verdad que impone mucho. Esta vez habrá pocos espectadores, más bien patrocinadores y jugadores de base y no será lo mismo. Para mí, como exjugadora, ojalá haya el mayor número porque es muy bonito jugar así, pero para nosotras es una baza a favor que no estén. Haya más o menos, va a ser muy bonito».

Con pasado muy reciente en el equipo gallego y conocedora de cómo prepara los partidos José Ignacio Prades, entrenador del Guardés, Bravo no descarta alguna sorpresa de su exentrenador para este partido. «Seguro que Prades nos prepara alguna sorpresa. Es muy buen entrenador, dedica mucho tiempo a preparar los partidos y tras haber jugado ya dos partidos contra ellas recientemente en Liga, yo creo que alguna sorpresilla nos tendrá preparada».

Doiro es consciente que la afición del Guardés va a jugar un papel fundamental en el partido de este domingo. «Es bonito jugar con público, todas las jugadoras queremos que los pabellones vuelvan a tener ambiente. Nos interesa que haya gente para ver un partido tan chulo. Para mí, que soy de allí, aunque ahora esté en el lado opuesto, prefiero que haya público», asegura.

Bravo cree que el objetivo de las «panteras» es este primer partido debe ser «ganar». «Sería bueno jugar la vuelta habiendo ganado allí. Si no podemos ganar el primer partido, tenemos que jugar bien y sacar el mejor resultado posible para en Málaga poder remontar la eliminatoria».

Doiro y Bravo saben lo dífícil que será meterse en la final. | RINCÓN FERTILIDAD

La extremo valenciana tiene claro el espíritu con el que debe afrontar el partido su equipo. «Lo más importante es que disfrutemos porque no todos los días se juega una semifinal europea. Nosotras el año pasado nos quedamos fuera con el Guardés y para mí es algo emocional por el recuerdo de la derrota del año pasado en cuartos contra el Aula de Valladolid. Tenemos que disfrutar esta eliminatoria y apartar el nerviosismo desde el primer minuto».

Es inevitable que para Doiro, que ha pasado 18 temporadas en el Guardés, este partido sea muy especial en lo anímico, además de en lo deportivo. «Todos los partidos contra el Guardés son especiales. Es el equipo de mi casa y le tengo un cariño enorme. Siempre jugar contra el Guardés es especial y más siendo allí, en la tierra. Va a ser un partido especial, un partido bonito», finalizó la central gallega.