El CB Marbella cortó por fin su racha de cinco derrotas consecutivas tras ganar en un heroico partido a Innova Chef Zamora por 67-62. El encuentro, que estuvo marcado por la igualdad durante los 40 minutos, no se decidió hasta los segundos finales, donde el conjunto de Rafa Piña estuvo más acertado de cara al aro. Pablo Sánchez estuvo providencial en defensa en el último cuarto.

No comenzó bien el partido para el CB Marbella, que con tan solo 10 puntos en el primer cuarto se vio condenado a remontar (10-18) por sus errores y desconcentración en los rebotes defensivos. Sacó partido Zamora con Sergi Costa repartiendo juego, pero cuando salió Lucas Muñoz a la pista la tendencia cambió. Tres triples seguidos del base cordobés ponía en órbita a Marbella, que a partir de ese momento cogió la directa y mejoró su juego. A pesar del paso al frente, los tiros libres no le permitieron ponerse por delante antes del descanso (29-30).

El tercer cuarto, ese al que le cuesta jugar al equipo durante los partidos, volvía a hacer de las suyas. El nerviosismo, la mala selección de tiro en determinados momentos y los fallos en el tiro libre condenaban a los locales a encajar parciales en contra que le iba a complicar mucho la cosa. Libroia tomaba el mando de su equipo y con una impecable selección de tiro exterior ponía patas arriba un Carlos Cabezas que de buenas a primeras encajaba un 2-9 que le llevaba al último periodo perdiendo 43-49. Las sensaciones no eran buenas, pero tampoco eran tan negativas como otros días porque en cuanto el equipo daba un paso al frente la tendencia cambiaba.

Así, con seis puntos de desventaja tenía que tirarse a por el partido un valiente CB Marbella. Lo hizo con todo el equipo azulón y esta vez le salió cara. Dos triples de Pablo Ibáñez y Pablo Sánchez, unido a otro más a tablero de Taylor Cameron obligaban a pedir tiempo muerto al entrenador zamorano. Ya estaba Marbella por delante y Zamora no respondía a pesar de que sus mejores anotadores estaban sobre la pista. Ni Libroia ni Canda podían salir de la defensa de Pablo Sánchez, que primero con el nacionalizado italiano y después con el americano, se coronó como un gran defensor. Los desquició a ambos, hasta tal punto de que hubo hasta tiros que no tocaron ni aro. Aprovechaba ese momento de lucidez defensiva el CB Marbella para aniquilar a su rival, que hasta pudo meterse en la lucha por la victoria tras una antideportiva señalada a Pablo Ibáñez con apenas 10 segundos por jugarse. Costa anotaba desde la personal, pero el saque de banda lo perdían en otra buena defensa azulona que solo tuvo que sentenciar el partido y llevarse el average con dos tiros libres precisamente de Ibáñez, que enmendó su error anterior dando la puntilla a Zamora y dejándole prácticamente fuera de la lucha por el play off (67-62).