La exigencia de jugar en Primera División es muy alta. Conlleva un peaje que hay que ir pagando con el paso de las jornadas, sin embargo, también aparecen distintas oportunidades que hay que saber aprovechar para cumplir posteriormente el objetivo fijado al inicio de la temporada. La del CD UMA Antequera llega este sábado 17 de abril, a las 20.30 horas, en el Pabellón Fernando Argüelles. Un auténtico duelo decisivo en el que se pone en juego seguir aspirando a la salvación en el tramo final de la competición. Muchas horas de dedicación, esfuerzo y sacrificio de la plantilla verde se reducen a 40 minutos en los que se va a premiar la valentía, la concentración en todas las facetas del juego y la precisión en la finalización de cara a portería; mientras que se va a castigar la imprecisión y el error tanto con balón como en la labor de contención del rival. En un solo partido puede coger impulso y confianza en el tramo final o entrar en un camino lleno muy abrupto en el que alcanzar la meta se convertiría en una misión bastante compleja.

El ansiado reencuentro con la victoria del conjunto antequerano pasa por rendir por encima del 100% en todo momento, tener a todos los jugadores enchufados en un objetivo común y recibir el siempre esencial apoyo de los aficionados desde las gradas. O Parrullo Ferrol, el otro protagonista de la contienda, tiene un papel que desempeñar al necesitar un resultado positivo debido a que se encuentra cinco puntos por detrás de los anfitriones. Los de Miguel Ángel Martínez “Maca” ganaron su último envite el 6 de febrero a Osasuna Magna (6-3) en A Malata. Desde entonces acumulan diez derrotas y un solo empate de muchísimo mérito en el Palacio de los Deportes de Murcia con ElPozo por un marcador de 4-4. Adri, internacional con la Selección Española, atesora una calidad tremenda que le coloca en los primeros puestos de la lista de los más desequilibrantes de la máxima categoría. No solo este ala zurdo gallego marca las diferencias, otros nombres como el de Isma, Hélder, Iago Rodríguez –máximo goleador con 14 tantos– o Miguel obligan al cuadro local a tener precaución de principio a fin.

Una cita en la que hay un resultado posible y, para ello, Moli y todos los componentes del equipo malagueño son conocedores de lo que deben hacer para finalizar con la alegría de una victoria que persiguen desde hace semanas atrás. En la primera vuelta del campeonato, la formación gallega salió vencedora en el precedente más cercano (6-3). “Un partido importantísimo. Nos haría falta un triunfo para crear buenas sensaciones. Llevamos mucho tiempo sin sumar puntos y lo necesitamos. Va a ser un encuentro complicado, porque ellos también se la juegan. Una final por el hecho de medirnos al último clasificado y, en caso de que no puntúe, lo tendría muy difícil para mantener la categoría. Estamos trabajando muy bien y la gente está enchufada y deseosa de que llegue el sábado. Es el día y el momento para ganar, empezar a sumar y poder ofrecérselo a los espectadores que vayan al Pabellón y a los que lo vean por televisión. Hay muchos sentimientos de muchas personas y todo pasa por este choque. Estamos mentalizados y no va a ser fácil romper la dinámica que llevamos de tanto tiempo sin vencer en un partido de Liga y el sábado puede ser un gran día”, apunta el técnico.