Susto con final feliz en el fútbol modesto. AOVE Villacarrillo C.F. y U.D. Torre del Mar jugaron el pasado fin de semana un partido con el objetivo común de seguir luchando por el ascenso de categoría. Un partido que marcará ya de por vida la relación entre estos dos clubes, desconocidos hasta el momento y hermanados a partir de ahora.

La jornada comenzó como cualquier otro domingo. “A nosotros el tema de la pandemia nos ha cambiado todo. Ya no invitamos al presidente del equipo rival a compartir el palco por la situación que estamos viviendo. Además con los cierres perimetrales apenas se desplaza gente” explica Rafael Espino, presidente del Villacarrillo, equipo local.

“Somos una localidad pequeña de apenas 11.000 habitantes y lo máximo que hemos alcanzado es la Tercera División hace dos años. Nuestro objetivo es volver. Estamos ilusionados. Queremos volver, pero no será esta temporada” apunta. “Conozco al presidente del Torre del mar, Lolo Rincón. Le conocí en Begijar. El domingo al llegar todos fueron muy amables. Nos saludamos, comenzó el partido y al rato surgió un grave percance” subraya.

Manolo Rincón, padre de Lolo y conocido empresario malagueño se desplazó con el equipo hasta tierras jienenses para ver el choque en directo y para comentarlo en redes sociales, algo que siempre hace cuando sus múltiples labores se lo permiten. En pleno partido surgió un grave contratiempo.

José Domingo, nuestro portero, sufrió un fortísimo golpe en la cabeza. Impacto con un contrario y cayó abatido al suelo” recuerda todavía asustado Espino. En un abrir y cerrar de ojos, Manolo Rincón abandonó su puesto de comentarista en la grada y saltó al terreno de juego. Corrió hacia donde estaban los jugadores, que no daban signos de conciencia. Manolo Rincón aplicó sus conocimientos sanitarios para salvaguarda la vida del guardameta que en ese instante ofrecía peor pronóstico. Lo colocó en posición de defensa y comprobó que no tenía nada en la boca que pudiese provocar un ahogamiento. Con las vías respiratorias libres y el equipo médico en camino, solo era cuestión de minutos evacuar al jugador. Domingo recuperó ligeramente la conciencia. Estaba aturdido. Fueron momentos delicados, tensos, que el médico axárquico solucionó con acierto.

Cuando llegó la asistencia Manolo no se retiró del equipo médico en ningún momento. Les facilitó toda la información que tenía (estado de las pupilas, pulsaciones, etc.), mientras los técnicos lo introducían en la ambulancia. Las primeras atenciones fueron cruciales y estamos enormemente agradecidos” comenta muy emocionado Rafa, presidente del club local.

Tras el susto inicial, y para bajar la adrenalina del momento, Manolo planteó varias cosas para la vuelta en Torre del Mar. “Lo primero fue invitarnos al partido de vuelta y ofrecernos una de sus obras, cosa que le agradecí instintivamente” rememora. “También quedamos en intercambiarnos diversos productos de nuestra tierra, mangos y aguacates de la Axarquía nos ofreció Manolo y nosotros llevaremos nuestro producto estrella, aceite aove” explica. 

“Será un día de hermandad, con pocos aficionados, eso sí, por aquello de la pandemia, pero seguro que despedimos la temporada en un ambiente bonito y especial, después de la experiencia vivida en casa” sentencia el presidente.

Para el AOVE Villacarrillo CF y para José Domingo, Manolo Rincón ya es un héroe.