Larissa Kalaus es una de las jugadoras más importantes de la plantilla del Lokomotiv de Zagreb, rival este sábado del Rincón Fertilidad en la final de la EHF European Cup. La jugadora internacional con la selección de su país habló para la agencia de información HINA, pocas horas antes de montarse en el avión para viajar a Málaga, de la finalísima europea, de la ausencia de su entrenador, convaleciente de Covid y de lo que espera encontrarse en este primer partido en Ciudad Jardín.

"Esta final es nueva oportunidad para que demostremos nuestra calidad en Europa, de la misma manera como lo demostramos cuando por primera vez jugamos la final de esta competición (2017) y la ganamos. El entrenador Sostaric no estará con nosotras en Málaga, principalmente porque es un viaje largo y será un partido estresante. Pero esperamos que esté con nosotras en la vuelta en Zagreb. Nosotras tenemos 8 jugadoras de la selección, llevamos mucho tiempo jugando juntas, por eso creo que la ausencia de nuestro técnico no va a afectar nuestro juego. Vamos a luchar por Sostaric".

Larissa Kalaus es consciente de que tienen por delante un partido dificilísimo en Málaga con el aliciente, además, de que será con`público en las gradas, algo que en Croacia está prohibido. "Estamos esperando una gran lucha, sobre todo en este primer partido en Málaga porque se permite la presencia del público. Los aficionados son una ventaja para el Rincón Fertilidad, pero nosotras vamos a jugar con mucho gusto enfrente de estos aficionados porque ya llevamos mucho tiempo jugando sin público. También sabemos que Málaga defiende bien y que es un equipo peligroso al contraataque. Sus jugadoras son muy rápidas", explicó.

La falta de rodaje, con solo un partido oficial para el Lokomotiv en el último mes no considera la primera línea croata que sea un especial hándicap. "Nosotras tuvimos una larga pausa competitiva porque la liga croata se ha parado temporalmente por la pandemia. Eso puede ser una desventaja porque no tenemos ritmo ni continuidad en lo competitivo. Pero también puede ser una ventaja porque nosotras tenemos muchas ganas de jugar por fin, tenemos ganas de la chispa que existe en los partidos y la competición, tenemos ganas de jugar partidos".

Larissa Kalaus, estrella del Lokomotiv de Zagreb. Igor Brkic

La lateral izquierdo es una de las seis gemelas que estarán presentes en esta final, un dato anecdótico del que Larissa también habló. "Eso es, sobre todo curioso. En nuestro equipo nosotras las Kalaus y las gemelas Posavec somos, además, las cuatro de la misma edad (24) y desde siempre hemos jugado juntas en todas en la selecciones. Siempre me preguntan si ser 4 gemelas es una buena táctica para confundir al equipo rival. Pero yo siempre doy esta respuesta: Producimos más confusión dentro de nuestro propio cuerpo técnico y nuestras compañeras", asegura entre risas.

La conexión entre Larissa y su hermanas Dora es total. Y es que siempre han estado juntas. Se sentaban en la misma mesa en el aula del cole, luego juntas se apuntaron al balonmano, pasaron también juntas por cuatro clubes distintos en Croacia, ganaron el bronce con la selección el pasado diciembre de 2020 y ahora estudian ambas psicología en la Universidad de Zagreb. Larissa es diestra y su hermana, zurda. "La conexión especial que tengo con mi hermana Dora es increíble porque cuando se ella lesióna o cuando tiene una situación complicada, enn estos momentos puedo sentir lo que siente ella, sé incluso lo que ella piensa" explica.