Con todavía retumbando los ecos de una tarde inolvidable de buen balonmano, el pasado sábado, en Ciudad Jardín, el Rincón Fertilidad inicia hoy su trabajo semanal con la mirada puesta en el Sport hall SD Tresnjevka de Zagreb, en el que el próximo sábado, desde las 20 horas, jugará el partido de vuelta de la finalísima europea de la EHF European Cup frente al potente Lokomotiv croata.

Las «panteras» malagueñas llegarán a la disputa de los 60 últimos minutos de la temporada europea con un botín de 4 goles en su mochila, que parece poco, visto lo visto en el primer partido de la final, pero que cualquiera hubiéramos firmado un minuto antes de que arrancara el duelo de este pasado sábado en Ciudad Jardín.

Las de Suso Gallardo jugaron un gran partido, con mucha intensidad, máxima concentración y una gran defensa, lástima dos últimos goles de las croatas en el minuto final, que dejaron la renta en +4, pero que pudo ser incluso un poquito más elevada.

Las malagueñas se entrenarán en la Costa del Sol hasta el miércoles y el jueves emprenderán el viaje rumbo a Zagreb, vía París y Amsterdam, para llegar con 48 horas de margen a la capital croata y así poder descansar y terminar de preparar el partido de vuelta de la final en un pabellón que estará vacío de aficionados por las restricciones de la pandemia que están vigentes en este país de los Balcanes.

Eso sí, las malagueñas no estarán solas en Croacia. Además de la presidenta Pepa Moreno y de Manolo Rincón, vicepresidente del club, habrá representación de todas las instituciones. Viajarán el gerente de Málaga Deportes y Eventos, José Luis Paradas Romero, el vicepresidente primero de la Diputación, Juan Carlos Maldonado, y por parte de la Junta está previsto que viaje la delegada de Educación y Deporte, Mercedes García Paine.

Espe López celebra uno de los goles de las «panteras». GREGORIO MARRERO

En lo estrictamente deportivo, habrá que ver si en estos días puede recuperarse definitivamente la pivote Paula García, que el sábado se vistió, calentó con sus compañeras y fue una más en el banquillo, pero que no pudo jugar por no estar totalmente recuperada de la lesión en la mano que le mantiene ya desde hace un par de meses fuera de las pistas. Suso Gallardo suspira por el regreso de Paula, una jugadora que se antoja clave en el centro de la defensa para poder controlar a las buenas lanzadoras croatas.

El resto de jugadoras, con los golpes propios de un partido tan exigente como el jugado el pasado sábado, están en condiciones para iniciar el trabajo en una de las semanas más importantes en la historia del club. Campeonas de la Copa y campeonas de la Supercopa, ganar el próximo sábado la European Cup sería agrandar todavía más la leyenda de unas «panteras» que no se cansan de dar zarpazos.