Tras el primer partido de la final de la EHF European Cup, que se saldó con victoria del Rincón Fertilidad por 32-28, Larissa Kalaus, una de las jugadoras mas importantes del Lokomotiv Zagreb, atiende a La Opinión de Málaga. La jugadora balcánica charla sobre el ambiente vivido el sábado pasado en el pabellón de Ciudad Jardín, también nos cuenta cómo va a afrontar su equipo el partido de vuelta, que se juega el próximo sábado en Zagreb sin público, y nos da algunas claves sobre qué tiene que hacer el Lokomotiv para remontar esa desventaja. También habla la primera línea internacional de la selección de Croacia de su actuación en el partido de Málaga y de la ausencia de su entrenador, Nenad Sostaric, que sí está previsto que esté junto a sus jugadoras en el partido de vuelta que se jugará el sábado a las 20 horas.

Derrota dura el sábado pasado para su equipo en la ida de la final europea. ¿Dónde estuvo la clave?

Creo que fue la defensa de Málaga. Jugaron muy bien y nos cogieron desprevenidas. Han profundizado mucho en nuestro juego y no pudimos encontrar una solución para el sistema que nos propusieron. Fueron muy intensas y activas cerrando el paso hacia su portería. También utilizaron muy bien las faltas estratégicas y para cuando las árbitras pitaban ya habían organizado la siguiente defensa, por lo que nos costó encontrar un camino sencillo al gol.

32 goles recibió el Lokomotiv en Ciudad Jardín, bastantes más de lo habitual, ¿cómo se plantean solucionar este problema?

Sí, como dices, 32 goles son demasiados. Tuvimos problemas atrás, nuestra defensa y nuestra portería suelen ser mejor. Si hubiéramos hecho mejor las cosas y hubiéramos sido más agresivas durante algunos minutos, podríamos haber sacado un mejor resultado. Sencillamente creo que tenemos que aplicarnos más en el partido de vuelta. El Rincón Fertilidad corre muy bien el contraataque, muchos goles han llegado de esta forma, por lo que tenemos que estar más concentradas y hacer mejor balance defensivo cuando perdemos el balón.

Supongo que ya están pensando en cómo preparar el partido de vuelta, ¿no?

Sí, tenemos que analizar lo que pasó este pasado sábado y encontrar una solución para la defensa que nos han planteado. Estuvieron muy juntas, muy atrás, pegadas al área, pero con salidas al corte o a la intercepción muy rápidas. Y como ya he dicho, la agresividad en nuestra defensa tiene que ser mayor, marcaron goles fáciles que no podemos permitir en el partido de vuelta. Tenemos que dar más de nosotras mismas para conseguir remontar.

Hubo un gran ambiente en Ciudad Jardin, algo que no será posible en el partido de vuelta en Zagreb. ¿Qué le pareció volver a jugar con público?

Fue genial volver a jugar con espectadores. Al fin hemos podido estar en un pabellón con gente. En Croacia no se permite la entrada de aficionados a los partidos, por lo que no contaremos con su apoyo, pero bueno, independientemente del público o no, tenemos que darlo todo y estar a la altura.

Su entrenador, Nenad Sostaric, no pudo viajar. ¿Fue más complicado afrontar el partido sin él?

Él es un gran técnico, con un gran conocimiento de la táctica y por supuesto que nos podría haber ayudado a ganar el encuentro, pero es nuestra responsabilidad jugar como él nos ha enseñado. Nuestra segunda entrenadora- Iva Kanjugovic- también es increíble, por lo que su ausencia no es excusa para la derrota. En el partido de vuelta estará con nosotras así que espero que nos ayude a sobreponernos a los problemas tácticos que en el primer partido no pudimos superar.

Larissa Kalaus, estrella del Lokomotiv de Zagreb. Emilio Fernández

Usted fue la mejor jugadora de su equipo, a pesar de la derrota. Sus 11 goles son claves para que el Lokomotiv siga con opciones al título de cara a los 60 últimos minutos de la final. ¿Cómo se sintió?

Bueno. Hice todo lo que pude. No llevo la cuenta de lo que estoy haciendo. Honestamente, preferiría meter menos goles y haber ganado el partido. Esto es un deporte de equipo y en la vuelta todas vamos a remar para superar esa desventaja de 4 goles con la que afrontaremos la vuelta en nuestra pista.