El Rincón Fertilidad sigue con sus entrenamientos y descontando las horas hasta que lleguen las 8 de la tarde del sábado, momento en el que arrancará en el Sport hall SD Tresnjevka de Zagreb el partido de vuelta de la gran final de la EHF European Cup, al que las «panteras» malagueñas de Suso Gallardo llegarán con un botín de cuatro goles de ventaja, tras el 32-28 firmado en el choque de ida jugado el pasado sábado en Ciudad Jardín.

Las costasoleñas se encontrarán el próximo fin de semana un pabellón vacío en la capital croata, pero una ciudad pendiente de sus chicas del «Lokomotiva», nombre oficial con el que se conoce a este club de la capital croata, uno de los más importantes del país.

En Croacia hay dos deportistas españoles bastante involucrados ya en la idiosincrasia de esta pequeña nación de los Balcanes. El waterpolista catalán Xavi García lleva la friolera de 11 años en Croacia, lo que le permite tener la doble nacionalidad y ser, en la actualidad, componente de la selección absoluta de Croacia, con la que participará este próximo verano en los Juegos Olímpicos de Tokio, en la que será su quinta participación olímpica.

Xavi juega actualmente en el VK Jug de la localidad de Dubrovnik y reconoce que en esta parte del país la «fiebre» por esta final continental no es tan grande como lo puede ser en Zagreb y alrededores. «La verdad es que el deporte femenino de equipo en Croacia no tiene el mismo seguimiento que por ejemplo hay en España», explica.

«Los croatas sí son muy fanáticos de su selección, sea del deporte que sea. Y ahí es donde el balonmano femenino ha crecido mucho últimamente porque ganaron la medalla de bronce en el último Europeo y 8 jugadoras del Lokomotiv, además de su entrenador, estuvieron en ese hito. Fue la primera medalla de la historia y se ha hablado mucho de ellas en esas semanas en las que lograron su tercera plaza continental. Han pasado a ser bastante conocidas».

El jugador catalán explica que para los croatas el fútbol es el deporte rey, seguido del balonmano y baloncesto (en un nivel similar) y después el waterpolo, su deporte, que en este país de los Balcanes es mucho más mediático que en España: «El deporte en general se vive con mucha pasión, similar a España, con partidos televisados cada fin de semana incluso también de mi deporte, algo que en España sin embargo es impensable».

El zurdo del Jug de Dubrovnik, que lleva 11 años en Croacia, país en el que ha nacido la tercera de sus hijas, explica que «la gente en este país es muy cariñosa». «Somos pocos los jugadores extranjeros nacionalizados croatas y son muy agradecidos a que los representemos», asegura.

Carlos Olmo, el día de su presentación con el Lokomotiv. La Opinión

Otro deportista español en tierras croatas es el futbolista Carlos Olmo, hermano del internacional de la selección nacional Dani Olmo. Carlos juega en el NK Karlovac 1919, aunque cedido, precisamente, por el Lokomotiv de Zagreb de la Primera División de Croacia, equipo del mismo club contra el que juega el Rincón Fertilidad esta finalísima continental.

Olmo está al tanto del duelo de la EHF European Cup de las «panteras» contra la sección de balonmano femenina de su club. «Los principales medios de comunicación deportivos están muy pendientes de esta final, como se puede ver en internet».

Carlos lleva un par de años en Croacia, aunque previamente ya había jugado una temporada, la 15/16, en el HNK Hrvatski Dragovoljac, por lo que es perfecto conocedor de cómo se vive el deporte en este pequeño país de menos de 6 millones de habitantes.

«Los croatas están siempre atentos ante cualquier evento que posibilite colocar el nombre de su país en el panorama deportivo mundial y en este caso se trata de una final europea. Para Croacia es un orgullo que sus deportistas compitan en la elite. Es un país muy competitivo», afirma.

Olmo reconoce que en estos últimos días incluso sus propios compañeros del NK Karlovac 1919 le han preguntado en alguna ocasión por cómo es y qué nivel tiene el balonmano femenino español. La verdad es que por todas estas cosas estamos ante una final con mucha visibilidad en Croacia», finalizó.