El Trops Málaga vuelve a la carga este fin de semana tras el parón liguero. El conjunto que entrena Quino Soler regresa hoy a la competición en Barcelona, donde se medirá al Sant Martí Adrianenc a partir de las 18.30 horas, en el Complejo Deportivo La Verneda.

Los blanquiazules ya han conseguido la permanencia en la División de Honor Plata de forma virtual, al ser líderes del grupo y a siete puntos del equipo que marca el descenso, el Ikasa Balonmano Madrid, cuando solo restan ocho puntos en juego, si bien la escuadra malagueña quiere, primero, certificar ya la salvación de manera matemática, y una vez conseguida, terminar la temporada ganando el mayor número de envites posibles con la participación de toda la plantilla, por lo que, a buen seguro, en los encuentros que quedan, habrá muchas rotaciones para dar minutos a los menos habituales.

Jorge Oliva, portero del Trops, comentó en la previa del choque que el enfrentamiento ante el Sant Martí se prevé «bastante duro», y recordó que en la ida, en Los Olivos «nos costó bastante y eso que, en aquel momento, les faltaron varios jugadores importantes. Esta vez, ellos se juegan la vida en Málaga y nosotros necesitamos un punto para conseguir la permanencia matemática.

El rival del Trops es antepenúltimo con nueve puntos, a cinco de la salvación y con dos partidos menos, de ahí la importancia del envite para los barceloneses, que tendrían ciertamente muy complicada la salvación.