El Marbella FC dependía hasta ayer de sí mismo para evitar su segundo descenso en esta atípica temporada, de reorganización de las principales categorías del fútbol no profesional. Empató frente a un rival directo como el Recreativo Granada y eso que jugó con un hombre más durante casi toda la segunda mitad.

Fue un encuentro caracterizado por la igualdad, así como por los nervios que evidenciaban dos escuadras que llegaban con sendas rachas negativas. En el caso de los costasoleños, a las dos derrotas cosechadas lejos de su estadio se le suma un punto que resulta estéril. Ahora los números para no caer en la quinta categoría del fútbol español son más complejas.

Ni siquiera la expulsión del visitante Caio, a casi 40 minutos para el final, varió un guión en el que los porteros mantuvieron sus respectivos arcos a cero. El filial granadinista dio además por válida una igualada con la que sigue en segunda posición, con 31 puntos, con lo que podría evitar bajar a la futura Tercera de la RFEF. Todo lo contrario de un cuadro marbellí que no termina de encontrar el ritmo de competición que, en la primera vuelta de esta segunda fase, parecía haber encontrado.

El choque arrancó a un ritmo muy intenso. Tanto locales como visitantes intentaban generar una presión alta con la que poder sorprender a las zagas contrarias. Con apenas dos jornadas para la conclusión de la temporada a partir de hoy, en juego había mucho más que tres puntos. Los canteranos del equipo nazarí fueron los primeros en encontrar a Brunet en la banda izquierda, como posible asistente. Sin embargo, su primer centro de peligro, a los dos minutos, no encontró a ningún compañero para poder romper la igualdad.

Pero la respuesta no se hizo esperar. La presión de Granero a los diez minutos permitía una asistencia suya con bastante peligro a Chumbi. El exariete murcianista se plantó ante Joao Costa, pero su remate no encontró la meta visitante por muy poco.

El Recreativo Granada empezó a sentirse cómodo ya superada la mediación de esta primera parte. La ocasión más peligroso la tendría el mencionado Caio, después de una acción de mérito protagonizada por Alberto López. Pero el ariete remató al lateral de las mallas defendidas por Herrero.

Los de Torrecilla parecían tener atenazados a los blanquillos. Hasta que de nuevo apareció Granero, con un disparo suyo desde fuera del área que no inquietó en exceso al guardameta Costa. La mejor ocasión para los locales, sin embargo, tendría como protagonista a Eliseo. Un cabezazo suyo tras un lanzamiento de falta se fue por arriba, cuando la afición ya empezaba a corear el gol.

El Marbella FC salió mucho mejor tras pasar por los vestuarios ambas escuadras. Chumbi la tuvo en los primeros segundos de esta segunda parte. Atajó Joao Costa, mientras que en la siguiente acción el propio Chumbi no llegaría por poco a rematar un magistral envío de Óscar García. En esas se produjo la expulsión de Caio, al ver la roja directa en el minuto 57. 

Desde ese momento, los visitantes cerraron líneas, al objeto de evitar cualquier tanto que les complicase su futuro. Para el Marbella FC fue un quiero y no puedo hasta el final. La acción más polémica partió en el minuto 82 de un cabezazo de Chumbi. El esférico terminó en las redes visitantes, pero se decretó fuera de juego.