Con la permanencia asegurada, el Trops Málaga ya ha dado los primeros pasos para preparar la temporada que viene, que será su tercera participación en la División de Honor Plata. Así, a la renovación del central José Antonio Consuegra, confirmada el pasado mes de marzo, se une la del portero Jorge Oliva, sin duda, el jugador que ha marcado la diferencia durante el presente curso. Y es que, estadísticamente, el cancerbero sevillano ha mantenido una regularidad durante la actual campaña que le ha convertido en el principal baluarte del equipo de Quino Soler.

Oliva, tras su renovación con el equipo malagueño, se ha mostrado “muy contento, porque estoy en un club que, la verdad, me lo está dando todo. Estoy muy feliz en Málaga y en esta entidad, ya que me acogieron muy bien desde el principio. Será mi cuarta temporada y espero que no sea la última”, manifestó el meta del Trops.

Asimismo, el sevillano recordó las dos últimas campañas, “un tanto raras”, al estar marcadas por la pandemia de la Covid-19, y concluyó con el deseo de que el club y el cuerpo técnico “hagan un gran equipo para la temporada que viene, porque queremos competir bien, con todas las garantías, y llegar a lo más alto posible”, sentenció el portero del Trops Málaga.

El portero sevillano se ha convertido en uno de los referentes del conjunto de Quino Soler, no solo por sus grandes actuaciones, sino por la experiencia que atesora. Cabe recordar que el veterano guardameta ha disputado 14 temporadas en la Liga Asobal, además de otra temporada con el CSM Bucarest en la máxima categoría de Rumanía. Con solo 18 años fichó por el Balonmano Altea para la temporada 2002/2003 dando inicio a una carrera en la que destaca el ascenso a la Liga Asobal con el Ángel Ximénez-Avia en la temporada 12/13. Oliva recaló en el Trops Málaga en la temporada 18/19 y ayudó a subir al equipo a la División de Honor Plata.