En julio de 2020, hace ahora poco menos de un año, el Marbella FC se encontraba en posición de ascender a Segunda División con unas condiciones inmejorables. El play off de ascenso tenía como sede la Costa del Sol por lo que partían como locales en la lucha por el ascenso. Sin embargo, de manera sorprendente, en cuartos de final el modesto SCR Peña Deportiva echó un jarro de agua fría sobre los marbellís ganando 2-0. Era el 18 de julio del pasado 2020. Un día a partir del cual ya nada ha sido lo mismo en el entorno del conjunto marbellí.

Y es que de estar a solo un paso de la gloria del fútbol profesional, el Marbella FC comenzó una caída en picado que se ha consumado en el descenso el pasado fin de semana a la quinta categoría del balompié español.

El sistema de categorías de fútbol nacional cambia para la siguiente campaña, la Primera y la Segunda División se mantienen como fútbol profesional, pero lo que hasta ahora era Segunda B y hacia abajo cambia radicalmente en su estructura y también en su nomenclatura.

A partir de la próxima campaña encontramos tres categorías bajo el nombre de 1ºRFEF, 2ªRFEF y 3ªRFEF. El Marbella FC disputará la 3ª RFEF el próximo curso, lo que equivaldría a la quinta división del fútbol español, tras sufrir un descenso doble.

Ha sido una temporada difícil para los marbellís, la peor de la historia del club. A pesar del jarro de agua fría vivido al final de la campaña anterior, el objetivo con el que arrancaban este curso seguía siendo luchar por el ascenso a Segunda División, sin embargo, la temporada no pudo tomar un camino más opuesto a los intereses del club costasoleño desde los primeros partidos de la competición.

El Marbella se encuadró en el Grupo 4, subgrupo A, de la Segunda División B y tras 18 partidos disputados, acabó noveno en la tabla. Solo 18 puntos para los blanquiazules, que solo sumaron cuatro victorias, por seis empates y ocho derrotas. Estos resultados le hicieron ya perder una categoría, ya que solo los 5 primeros del grupo tenían plaza segura para la nueva 1ª RFEF.

Con esta situación, tuvieron que afrontar una nueva liguilla junto a Las Palmas Atlético, Recreativo de Huelva, Club Deportivo Marino, Ejido 2012, Recreativo de Granada, Yeclano y Lorca Deportiva. De estos ocho equipos, solo tres tendrían plaza en la 2ª RFEF, por lo que el objetivo era claro no estar del cuarto para abajo, lo que condenaría al equipo a bajar un peldaño más, hasta la 3ª RFEF.

El Marbella FC acabó el fin de semana pasado cuarto de este grupo de 8, con un balance de 9 victorias, 7 empates y 10 derrotas. Estos resultados lo dejaban con 34 puntos, a solo uno de la tercera posición que ocupaba el Recreativo de Granada.

Los malagueños llegaron a la última aún con esperanzas y opciones de estar entre los tres primeros, pero para ello tendrían que vencer al Yeclano y que el duelo entre Las Palmas Atlético y Recreativo de Granada no acabara en empate, un resultado que favorecía a los dos para mantener la categoría.

Finalmente, la hinchada marbellí contempló en el Lorenzo Cuevas como su equipo caía a la quinta división del fútbol español, a pesar de vencer con solvencia al Yeclano, 3-0. Y es que, como estaba más que cantado, la carambola que necesitaban no llegó, el empate entre los filiales de Las Palmas y Granada confirmó la peor de las noticias.

Ahora se avecinan cambios en el cuadro marbellí, que tendrá que prescindir de fichas emblemáticas y reconstruir el equipo con la cantera para, poco a poco, volver a escalar categorías en este nuevo sistema del fútbol español que le acerquen lo antes posible a luchar por acceder a un fútbol profesional que se ha quedado muy lejos tras este año para olvidar.