Hace poco más de una semana que el FC Barcelona Femenino ganó la Women’s Champions League ante el Chelsea FC. Un triunfo que ha llevado al fútbol femenino español a lo más alto al ser el primer equipo español en ganar la Copa de Europa. Un logro deportivo que hace evidente una realidad irrefutable: El fútbol sí es cosa de chicas.

El boom que vive el balompié femenino en España es imparable y también se hace evidente en Málaga y provincia, donde las licencias y el número de equipos federados no para de crecer en la última década. Y es que la capital de la Costa del Sol también forma parte de esta «explosión» deportiva.

La categoría provincial senior de Málaga es un buen ejemplo de este crecimiento. El número de mujeres federadas en la provincia en la temporada 2020/2021 se ha visto incrementado de una manera desmedida. Esta temporada que ahora concluye han sido 429. Casi un 20% de los jugadores federados en la categoría senior provincial son mujeres a día de hoy.

«Hay más mujeres federadas por el enorme esfuerzo que se está realizando desde todos los ámbitos de este deporte. Las federaciones, las instituciones y los clubs, tienen ese objetivo común», asegura José González Carmona, presidente de la Federación Malagueña de Fútbol.

Las jugadoras del U.D Torre del Mar calentando en el campo Juan Manuel Azuaga.

Lo que han conseguido las campeonas de Europa ha sido un logro clave para revolucionar el fútbol. Solo unos días después, esta pasada semana, José Manuel Franco, presidente del Consejo Superior de Deportes (CSD), afirmó que declarará como profesional el fútbol femenino el próximo 15 de junio, en su participación en la Comisión de Cultura y Deporte en el Congreso de los Diputados.

Según datos de la propia RFAF, hace 7 años, en la temporada 2014/2015, habían registrados 13 equipos femeninos en la categoría provincial senior. Dos años más tarde, en la temporada 2016/2017, el incremento fue de un equipo más, situándose en 14 equipos. Esta temporada 2020/2021 la cifra ha subido a 22 equipos, siendo 9 más que hace 7 años.

«Creo que se está fomentando cada vez más el fútbol femenino, incluso ahora más que nunca, gracias a la estrecha colaboración que mantenemos con la Junta de Andalucía, Diputación Provincial de Málaga y Ayuntamientos». El presidente de la Federación Malagueña recalca el enorme trabajo y esfuerzo realizado por Pablo Lozano, presidente de la Real Federación Andaluza de Fútbol que ha conseguido que en Málaga se realicen eventos para fomentar el fútbol femenino como «la Final de la Copa de la Reina, dos partidos amistosos de la selección nacional absoluta, diversas convocatorias y partidos amistosos de las selecciones femeninas de fútbol sala y fútbol playa, además de otras competiciones de reconocido prestigio en el ámbito andaluz como lo son la Copa de Andalucía y la Copa RFAF de Fútbol Femenino».

El dirigente añade que principalmente el fútbol femenino ha evolucionado en visibilidad, lo que ha redundado en un crecimiento exponencial de licencias femeninas, que ha permitido a la federación malagueña implementar competiciones en un gran número de categorías. «Así, podemos acercarnos al objetivo que nos hemos planteado desde la RFAF de crear una estructura completa de competiciones femeninas de fútbol y fútbol sala, de Bebé a Senior», asegura.

El entrenador del Puerto de la Torre Femenino, ‘Jesule’ Sánchez, explicándole cuestiones tácticas a una de sus jugadoras.

Visibilidad

El fútbol femenino arrastra un lastre histórico importante. Hace 40 ó 50 años, pensar que una mujer podría desarrollar sus inquietudes deportivas de fútbol era totalmente impensable. Entonces, es un lastre que se seguirá arrastrando durante mucho tiempo. Este tipo de cambios y de transformaciones estructurales necesitan de mucho más tiempo del que lleva el fútbol femenino desarrollándose, por mucho que la evolución de los últimos años haya sido tan positiva.

Por un lado, se puede entender que la visibilidad es igual a popularidad. Pero, ¿por qué el fútbol femenino no es tan popular?... Porque tradicionalmente es un deporte que se identifica con los hombres y todavía mantiene este estigma.

«Está tan identificado el fútbol en su historia con el hombre que resulta complicado que nos hiciéramos la idea de que la mujer podría tener su espacio ahí. He de decir que también está identificado con la manera y la forma de jugar del hombre, el juego de velocidad y de fuerza. Digamos que el femenino es diferente, tiene otras connotaciones físicas», cuenta Adrián Conde, ex entrenador de la selección malagueña femenina.

‘Jesule’ Sánchez, entrenador del Puerto de la Torre Femenino, incide también en este aspecto: «El fútbol femenino se ha visto siempre tapado por el masculino. A medida que se van haciendo más equipos, sube el nivel y las niñas ya van a competir en condiciones. Entonces eso es de valorar y creo que eso ayuda a que la gente lo tenga más en cuenta».

Por otro lado, también se habla de la diferencia de nivel de unos equipos femeninos a otros. Hace 10 años aproximadamente, había competiciones muy desiguales. Había equipos femeninos que sí tenían destreza, calidad y capacidad frente a otros que no dominaban ni los conceptos básicos de la técnica. Los resultados eran muy abultados, por eso, era algo muy poco atractivo de ver.

Nerea Cárdenas, jugadora del Puerto de la Torre, confiesa que todavía no se da la suficiente visibilidad a su deporte, aunque la evolución es muy buena. «Eso ha cambiado con respecto a hace 10 años. Ahora mismo podemos estar contentas con los clubes que nos apoyan y con el público que nos sigue en directo o por televisión. Estamos demostrando que el fútbol no es solo cosa de chicos y creo que poco a poco estamos llegando al objetivo».

El presidente de la Federación Malagueña lanza un mensaje a las futuras generaciones: «Nos espera un futuro esperanzador gracias a su esfuerzo y dedicación, pronto el fútbol femenino estará en el lugar de privilegio que merece. Hay que seguir derribando muros».