La selección española masculina de baloncesto viajará este jueves a Las Vegas (Estados Unidos) para disputar su último partido de la preparación para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 contra Estados Unidos con todos los jugadores disponibles y el lesionado Juancho Hernangómez, que será examinado por su equipo de la NBA, Minnesota Timberwolves.

Así lo confirmó el seleccionador español, el italiano Sergio Scariolo, tras el entrenamiento de ayer en el WiZink Center de Madrid. «Vamos con los 15, porque todavía quiero tener un día más para tomar una decisión definitiva, hay algún aspecto que me gustaría tener del todo claro y todos los jugadores que han trabajado hasta ahora se merecen vivir esta experiencia hasta el último momento posible, lamentablemente no puede ser en Japón pero sí en Estados Unidos, entrenaremos un par de días allí y nos interesa mantener una calidad de entrenamientos buena», detalló el preparador.

Sobre Juancho Hernangómez, que en el primero de los amistosos contra Francia en Málaga sufrió una lesión que fue diagnosticada como una «luxación acromioclavicular grado 4-5 en el hombro izquierdo» y por la que se le había dado por descartado para Tokio 2020, Scariolo explicó que hay «una posibilidad remota» de que pueda estar en los Juegos, que dependerá de sus sensaciones, la evolución de la lesión y la opinión de su club, los Timberwolves.

«Está haciendo un intento titánico para poder estar, lo primero es su salud y la garantía de que la recuperación sea total para él y esa es la prioridad. Luego está su club que tendrá que verle en Las Vegas y dar su opinión, y nuestros médico y fisioterapeutas están trabajando con él independientemente de lo que pueda hacer. Es una posibilidad remota, pero es una de las razones por las que prefiero apurar un poco más a elegir los doce», añadió el técnico.

La selección tendrá su último duelo preparatorio en la madrugada del domingo al lunes (3.00 hora española) contra un ‘Team USA’ que perdió sus dos primeros duelos contra Nigeria (90-87) y Australia (91-83), pero se resarció ganando a Argentina (108-80).

Para Scariolo no hay que tomarse estos resultados como una referencia, aunque sí destacó que Nigeria es una selección «fuerte» y también lo es Australia. «Si pienso cómo los hemos ganado dos veces seguidas en las últimas Olimpiadas, tuvimos que hacer el máximo esfuerzo de nuestra vida profesional», recordó.

«Estado Unidos va a estar un palmo por delante de todo el mundo a poco que pueda recuperar a la gente que le falta y conseguir por cohesión, por talento sigue estando en otro planeta», zanjó.