La cantera del Club Waterpolo Málaga vuelve a estar de enhorabuena y se encumbra entre la elite europea y mundial gracias a su jugador cadete Saúl Granados, que formó parte del último éxito de la selección española sub-15. El combinado nacional se ha proclamado, de forma brillante y contundente, subcampeona de Europa de la categoría tras disputar la final el pasado 11 de julio. En la cita continental, que se celebró en la localidad portuguesa de Loulé, superaron a gigantes europeos como Italia, Serbia o Croacia, para caer en la finalísima por el título ante Hungría.

Además, Granados tuvo una participación muy activa para beneficio del equipo español, ya que disputó todos los partidos del campeonato, en total fueron seis, y anotando nada menos que ocho goles, dos de ellos de un valor muy importante en la final ante el combinado húngaro. España pasó como primera de grupo tras superar a Italia (11-10), Rumanía (10-9) y Malta (14-8), para más tarde seguir ganando a Serbia en cuartos de final (9-8) y a Croacia en semifinales (10-8). La racha no pudo continuar y los magiares finalmente vencieron al equipo nacional español por un resultado de 10-5 y la selección española se tuvo que conformar con ser el segundo mejor equipo de la categoría tras caer en la lucha por el oro.

El malagueño Saúl Granados se mostró muy satisfecho tras su vuelta del Campeonato de Europa. En primer lugar, por entrar en una selección en la que hay que superar «varias concentraciones y jornadas de tecnificación, y en la que no es fácil entrar». «Pero estas concentraciones me hicieron mejorar como jugador, en muchas facetas, con nuevas técnicas y métodos», comentó el joven jugador del Club Waterpolo Málaga. Estas jornadas y los días previos de preparación en Sevilla también hicieron fortalecer al grupo en el aspecto de convivencia y «nos ayudaron a hacer equipo de cara al campeonato».

Durante el torneo continental los nervios estuvieron muy presentes para el joven malagueño, pero estas citas también pueden ayudar a coger experiencia en este tipo de eventos, a conseguir templar las emociones ante los grandes rivales a los que se pueda enfrentar y simplemente jugar y disfrutar. «De hecho, así pasó en los partidos difíciles ante Serbia o Croacia. Ya habían pasado los nervios de los primeros partidos, y pudimos centrarnos en el juego y disfrutar más», apuntó Saúl. Esta manera de jugar en la piscina concuerda perfectamente con la filosofía que siempre trata de transmitir el Club Waterpolo Málaga en sus planes deportivos con los jugadores de todas las categorías que disputa.

Esta participación europea supone también un espaldarazo para el equipo y los proyectos que afrontará en un futuro próximo, como el Programa Interno de Alto Rendimiento, las escuelas o los demás equipos de cantera por los que el club empieza a ser mucho más conocido a nivel nacional e internacional. Esto hace que la familia que compone el waterpolo malagueño vaya creciendo con nuevos practicantes que llegan con mucha ilusión para impulsar al equipo a lo más alto.

Así, el Club Waterpolo Málaga continuará una temporada más de ensueño con su cantera: los equipos femeninos en las fases finales del Campeonato Andaluz; los conjuntos masculinos juvenil y cadete en las finales regionales (campeón y subcampeón respectivamente), los combinados infantiles en el Campeonato de España y el gran papel de Saúl en todo un Campeonato de Europa.

La próxima e ilusionante cita será el Campeonato de España cadete de clubes a finales de julio en Elche. Los malagueños también tendrían que estar en la cita nacional juvenil, que empieza este fin de semana, en la que tenían plaza con todo derecho por su medalla de oro, pero no podrán acudir por falta de jugadores de edad juvenil, ya que el título andaluz se fraguó con mayoría de efectivos del equipo cadete.