Tayler Mingo vivirá su segunda experiencia con el CAB Estepona y asegura desde su país natal que ahora es una jugadora «más madura», habla de su experiencia en el extranjero y muestra su confianza en el nuevo proyecto esteponero.

«Mi principal motivo para regresar a Estepona es para hacer todo lo posible por el club para lograr sus objetivos, que en última instancia es ganar la competición». Tayler Mingo (South Euclid, Ohio, Estados Unidos. 1992) es una persona de pocas palabras y a la que le gusta demostrar sobre el parqué, ella misma lo reconoce. Eso sí, cuando habla es para dejar mensajes contundentes y no esconde sus intenciones. Competitiva, líder y con las ideas claras, la nueva escolta del CAB Estepona se sincera desde Estados Unidos, donde ya trabaja de cara al próximo inicio de pretemporada tras un breve periodo de descanso que este año supo mejor, pues en Alemania se alzó con la Liga y la Copa en las filas del Rutronik Stars Keltern.

Mingo, de 29 años, está en esa franja de edad en la que se conjugan la veteranía, la frescura y el estado físico en su justa medida, con el suficiente recorrido y conocimiento del juego para hacer determinante su calidad innata y poder ser la líder que ya se intuía en su época universitaria pero sabiendo cómo es el juego en Europa.

«He vuelto al CAB Estepona para ganar la competición y ascender a Liga Femenina Endesa. Así de simple y sencillo», dice Mingo. «Quiero que sepan que estoy deseando volver a trabajar y poder jugar para ellos, estoy deseando que llegue la próxima temporada», concluye.