El Trops Málaga no pudo con un equipo de superior categoría, el Ángel Ximénez Puente Genil, en el Memorial Feliciano García-Recio, que patrocina la Diputación Provincial. El trofeo de campeón de esta tercera edición del torneo se fue a parar a las vitrinas del equipo de la Asobal, que fue justo vencedor del choque (18-23), celebrado en el pabellón Fray Francisco Baños del colegio Los Olivos, con asistencia de unos 250 espectadores –el aforo permitido–.

Entre el público se encontraban los hijos del homenajeado, Feliciano García-Recio Yébenes, fallecido en 1994 y principal artífice del éxito cosechado por el Puleva Maristas, que, en 1990, alcanzó la élite durante su mandato como presidente de la sección de balonmano del club colegial –el equipo se mantuvo en Asobal hasta 1995–. Además, también estuvieron presentes varios exjugadores del Maristas de aquella época, el Diputado Provincial de Recursos Humanos de la Diputación de Málaga, Juande Villena, y el secretario general de Deportes de la Junta de Andalucía, José María Arrabal, quienes entregaron la copa de ganador.

Este encuentro sirvió de primer test para los pupilos de Alfonso Carrión, que se sentó en el banquillo blanquiazul ante la ausencia de Quino Soler, debido al fallecimiento de un familiar directo. Para el Ángel Ximénez supuso su quinto envite de pretemporada debido a que la competición en la Asobal comenzará dos semanas antes que la División de Honor Plata. Por tanto, al margen de la diferencia de categoría, que quedó patente sobre la pista, se vio al conjunto de Puente Genil más rodado, con mayor tono físico y más compenetrado. No obstante, pese que el Trops apenas llevaba diez días de entrenamientos, los blanquiazules compitieron bien hasta que se les gastó la gasolina.

El partido comenzó de cara para los cordobeses, que pusieron el marcador en 1-4 a pocos minutos del inicio. Sin embargo, ante el arranque arrollador del Ángel Ximénez, el Trops ajustó la defensa y, pese a fallar varios goles claros, los de Alfonso Carrión supieron reaccionar y en el 12:45 estrecharon el electrónico hasta dejarlo en 4-5.

La igualdad reinó durante unos minutos, pero la calidad y el acierto en ataque de los chicos de Paco Bustos hicieron que el equipo de Puente Genil tomara nuevamente una importante ventaja. Así se alcanzó el minuto 25:00 con un 7-11 en el luminoso del Fray Francisco Baños. Los últimos instantes de la primera parte estuvieron marcados por las imprecisiones de ambos conjuntos. El cansancio, a causa del calor, estaba haciendo mella en los jugadores y hasta el final de la primera parte solo se anotó un gol que fue a parar al casillero del Ángel Ximénez, quien se fue al vestuario venciendo por 7-12.

Durante la segunda parte continuó la misma tónica de la primera. El cuadro de Puente Genil seguía jugando con ventaja en el marcador y hacía gala de su poderío físico, pero el Trops, que dio una buena imagen pese a contar con pocas sesiones de entrenamiento, no se arrugaba e intentaba acortar distancias.

Los nuevos fichajes del cuadro costasoleño, Alberto Castro, Leonel, Cabrera y Melgar, tuvieron una buena actuación. No obstante, las esperanzas se esfumaron a partir del minuto 20:00, cuando el Ángel Ximénez vencía por 14-20. Desde entonces, los equipos bajaron la intensidad y, aunque los malagueños lo intentaron, finalmente el choque acabó con el resultado de 18-23 y, por tanto, el trofeo del Memorial Feliciano García-Recio se lo llevó el equipo cordobés.