El Costa del Sol Málaga afronta el final de la preparación con serios problemas de lesiones. La plantilla de Suso Gallardo tendrá que superar el principio de temporada con dos jugadoras que se mantendrán alejadas de la pista. Por un lado, María Pérez, con una rotura del ligamento interno, del ligamento cruzado y del menisco externo de la rodilla izquierda, que le tendrá alejada prácticamente todo el año. Por otro lado, está el caso de Rocío Rojas que, a falta de confirmación oficial, sufre una rotura parcial del ligamento cruzado de su rodilla. Sin embargo, ya lo dice Espe López: "Este equipo ha demostrado que ante las adversidades no hay problema y estamos con el mono de trabajo puesto y mirando hacia adelante".

El siguiente y último partido de preparación, en el que no estarán estas dos jugadoras, será la Copa de Andalucía el domingo a las 12:00 horas. El pabellón Máximo Cuervo de Roquetas de Mar acogerá el encuentro ante el Deza CBM cordobés, un club que se enfrentará esta campaña al filial Antequera Costa del Sol en la División de Honor Plata. «Hay que demostrar los años que llevamos de experiencia que tenemos, la dinámica que llevábamos… Es normal su emoción, creo que hicieron un año brillante con ese ascenso a Plata y es un premio disfrutar de esta final y tener un título en juego», ha explicado la primera línea.

Una vez pase este encuentro, quedarán pocos días para que comience la Liga Guerreras Iberdrola, donde el Costa del Sol Málaga debutará en Ciudad Jardín contra uno de los ascendidos a la élite nacional femenina, el Zonzamas Cícar Lanzarote. "Las primeras semanas son las más duras, pero ahora físicamente estoy muy bien y con muchas ganas de empezar", ha expresado Sole López sobre el inicio de la competición, pero será un partido especial en el que habrá público: "Ya no hay tiempo de parar a pensar en nada. Esto está aquí y tenemos un montón de ganas de inaugurar este año en Ciudad Jardín con nuestra gente. Esperamos sentir el calor de siempre".

La campaña de abonados del equipo costasoleño para esta temporada 21/22 continúa hacia delante con varías categorías: el abono general con un precio de 50 euros, el abono infantil (hasta 17 años) con un coste de 30 euros y el abono "panterita" que está disponible para los jugadores y jugadoras con licencia federativa en categorías base en todo el balonmano malagueño, lo cual deberá estar certificado por el club, a un precio de 20 euros. Todos estos abonos permiten la entradas a los partidos que dispute el equipo como local en la Liga Guerreras Iberdrola, en la EHF European Cup y en la Copa de la Reina.