El CB Marbella hace oficial la renovación de Pablo Ibáñez que vestirá un año más la camiseta del equipo azulón. La versatilidad del jugador seguirá a las órdenes de un Rafa Piña que ya tiene prácticamente cerrada la plantilla y que arrancará sus partidos de pretemporada este domingo en Jerez. Con esta renovación, Ibáñez cumplirá su tercera temporada en Marbella, dejando clara la apuesta que el club hizo por él en la temporada 2019-2020.

Pablo Ibáñez es un jugador que tiene gran movilidad para moverse tanto por dentro como por fuera de la zona y esto hace de él un jugador muy difícil de defender, un jugador diferente. Malagueño de nacimiento (1,98 m, 1993) no es hombre de estadísticas y sí del trabajo que no se refleja sobre el papel. La temporada pasada jugó una media de 17 minutos por partidos con números de 5,7 puntos y 2,3 rebotes por partido. Su porcentaje desde el exterior (44%) le hace ser muy peligroso y es una pieza fundamental en las rotaciones de Rafa Piña.

Para el jugador seguir en Marbella “es seguir en casa. El club ha apostado por una base que empezó el proyecto hace tres años y me siento muy comprometido. Es muy difícil que haya cuatro o cinco jugadores que se queden tres años seguidos en un mismo equipo de esta competición y aquí lo estamos haciendo. Taylor, Adri Fuentes, Lucas Muñoz… El club apuesta por nosotros y es de agradecer”. Sobre su papel en el equipo tiene claro que “estoy para lo que Rafa Piña necesite, soy un jugador de equipo. Me siento más cómodo jugando de cuatro, pero me adapto a todo y aporto lo máximo cuando estoy en la pista independientemente de si juego dentro o fuera de la zona. Mi papel es subir el nivel defensivo y de intensidad cuando estoy en el campo y que el equipo no sufra en defensa”.