Prueba de mucho nivel para el Costa del Sol Málaga, que afronta uno de los retos más importantes de la temporada en la segunda jornada de la competición. La primera salida del curso 2021/22 es rumbo a San Sebastián, donde espera el Super Amara Bera Bera, vigente campeón de la Liga Guerreras Iberdrola. Ya están allí las malagueñas, que viajaron en la madrugada del jueves con la ambición de asaltar el Josean Gasca este sábado (18:00 horas). Primero contra segundo clasificado en el gran duelo de la jornada 2, en el que Suso Gallardo tendrá las bajas conocidas de María Pérez y Rocío Rojas.

"Está bien empezar la liga con victoria, fue un partido que pareció fácil pero no lo fue. Nos costó superarlas. Las sensaciones son buenas para esta jornada", explicó Merche Castellanos, que llegó a las "panteras" desde el equipo vasco, mientras incide en el punto de madurez en el que se encuentran las malagueñas y que aporta muchas ventajas para el entendimiento de las jugadoras en la cancha de balonmano: «El equipo ya se conoce, entre nosotras hay una conexión que tenemos del año pasado. Eso es bueno. Lo que hay que seguir es puliendo un poquito».

El Bera Bera es el gran favorito para revalidar su corona. Pese a que ha tenido la salida de su portera, MVP de la campaña anterior en Liga, Renata Arruda rumbo a Rumanía, su potencial sigue intacto. Se ha reforzado con jugadoras como June Loidi y recupera tras una larga lesión a Emma Boada. Una primera línea temible y una plantilla muy larga con la que cuenta Imanol Álvarez. Perdieron la Supercopa de España, pero pusieron el rodillo en la jornada inaugural frente al recién ascendido Sant Quirze. "Uno de los partidos más complicados, además allí en su casa. Tenemos que tener claro nuestro estilo de juego y cómo hacerles daño. Vamos con todas las opciones", asegura la de Ciudad Real, que habla de sus virtudes: "Su velocidad de juego, es un equipo que le gusta correr y que tiene una plantilla muy amplia, tienen muchos cambios. Eso también les hace que sea más fácil correr. Las conocemos y hay que jugar con ello".

Habrá un factor que hará más complejo este desafío que persiguen las "panteras" y es que se espera que el Josean Gasca presente un gran aspecto. La pandemia del COVID-19 va dando un respiro y el aforo permitido en el pabellón estará alrededor de las 700 personas. "Me gusta jugar con público, con los pabellones vacíos le quita un poco de gracia. Para todos los equipos es bueno", cuenta Merche Castellanos, ya enfocada en lo que viene: "Me encuentro bien. Es verdad que en pretemporada me ha costado un poquito por llegar de los Juegos Olímpicos y retomar otra vez la rutina. Pero bien ahora. Este año a intentar estar lo mejor posible y con el equipo tenemos que intentar estar lo más arriba posible y pelear por cada título".