Debut en casa y con victoria en Liga Asobal. El relato de la histórica victoria del Iberoquinoa Antequera ante el BM Logroño La Rioja parte de que habían transcurrido nueve años desde la última vez que la escuadra malagueña celebraba un triunfo en la máxima categoría del balonmano español. Las palabras de su técnico, Lorenzo Ruiz, lo dicen todo: «Debutar y ganar, mejor no puede ser», dijo el entrenador.

No obstante, Ruiz también puso el punto de cordura avisando de que la temporada va a ser complicada, que queda mucho que remar y que las opciones de permanencia en la Asobal pasan porque el Argüelles se llene y consiga convertirse en una pista donde los rivales tengan muy difícil sacar puntos.

«Debutar en casa ante Logroño y ganar, mejor no puede ser. Ya tuvimos buenas sensaciones la pasada semana en León, aunque es verdad que nuestros errores nos condenaron, pero estoy súper feliz. El trabajo de más de dos meses se ve reflejado. Hemos preparado muy bien el partido, como se ha visto, y hemos tenido el acierto de que nos han salido las cosas», señalaba Lorenzo Ruiz al inicio de la rueda de prensa.

El técnico del Iberoquinoa Antequera analizó la victoria que, según sus palabras, se basó en el movimiento en ataque y la esperanza en su portería. «Logroño tiene una defensa muy activa, de disuasiones, y nosotros teníamos que jugar sin balón, mover mucho los puestos específicos, descontando la zona no visual de ellos, con procedimientos así se generaban un uno contra uno o un dos contra dos con Rafa. Ha salido todo bastante bien, tácticamente muy bien y en defensa ellos tienen un potencial con el pivote y el lanzamiento exterior. Había que arriesgarse, sabíamos que iba a haber goles, debíamos tener paciencia y confiábamos que Diego iba a parar alguna, como así ha sido al final», explicaba.

Pese a lograr vencer en la segunda jornada, el entrenador tiene claro que el camino hacia la permanencia no será nada sencillo: «Se va a sufrir muchísimo, que nadie tenga duda».