EBG Málaga ha finalizado con mucha fuerza y energía su participación en el Programa España Total#52, adhiriéndose de lleno a la filosofía de esta iniciativa, la promoción de valores deportivos, solidarios y de compañerismo, con el baloncesto como telón de fondo. Algo que ha marcado también siempre la seña de identidad de EBG Málaga en sus 25 años de trayectoria. Además de participar en las jornadas provinciales, de formación, talleres y entrenamientos, EBG estuvo representada en el Torneo Nacional Final 3x3 con siete integrantes; dos entrenadores, Francisco y Alejandro Salas, y cinco jugadores: cuatro chicos, Juan Carlos Ruiz, Mario Quiñones, Carlos Calle y Adrián Igbokwe; y una chica, Alicia Leal.

Alicia Leal, la representante en el cuadro femenino, comentó: "Disfrutar mucho de la experiencia, ya que vimos cómo un balón y una canasta pueden hacer felices a muchos chicos en países pobres, y además nos divertimos para contribuir a este proyecto. El torneo de la fase final fue muy animado, conocimos mucha gente y en la sesión provincial en Málaga nos reímos mucho con los juegos y los entrenamientos".

EBG Málaga fue el club elegido de la provincia de Málaga, tras recorrer las 52 provincias de la geografía nacional, para representar al baloncesto costasoleño en la fase final del programa, un cuadro de competición amistosa en formato 3x3. Como colofón deportivo a la experiencia, los jugadores de EBG llegaron a semifinales y ganaron el concurso de mates (con Adrián Igbokwe). El programa está dirigido por el entrenador Antonio Moreno, preparador experimentado del mundo de la canasta y autor del libro 'Qué pasaría si me apellidara Gasol', con el que el objetivo era contar su experiencia en viajes por África, con la canasta como excusa y disfrutar de entrenamientos y juegos de baloncesto, donde lo más importante fuera el fomento de los valores solidarios, del compañerismo, o la deportividad.

Carlos Calle, del equipo masculino de EBG, señaló que "lo más importante en estos proyectos no es anotar puntos, sino disfrutar de muchos partidos en una misma jornada, todos emocionante y divertidos, y teniendo muy buenas vibraciones con los compañeros de equipo, los demás conjuntos y todas las personas que estaban allí".

Los equipos séniors y júniors masculinos y femeninos de EBG Málaga se reunieron con este peculiar artista del baloncesto en la sesión provincial, mientras que cinco de sus jugadores, cuatro chicos y una chica, fueron invitados a participar en la fase final. "Es diferente ver cómo no todo el baloncesto es el que vemos en televisión en los grandes torneos, sino que también es un deporte que se puede disfrutar en la calle, jugando sólo para divertirse y jugar con los amigos en cualquier parte", apuntó Juan Carlos Ruiz, otro de los integrantes del equipo masculino.

Además de conocer su trabajo en países pobres de África, donde ha vivido de cerca la realidad de los más jóvenes, el amor por el baloncesto que tienen y cómo se les puede ayudar con un aro y un balón, durante estas jornadas se fomentaron charlas y talleres formativos sobre encuentros solidarios en estos países y se organizaron juegos y entrenamientos donde la clasificación final se basaba en los puntos logrados gracias a la actitud, gestos de deportividad, solidaridad en la pista y el compañerismo.

"Esperamos que EBG Málaga pueda seguir participando en este tipo de proyectos, como lo ha venido haciendo en otras iniciativas propias o en colaboración durante estos 25 años. Sin duda, hacen más grande al club y a sus jugadores, comulgando claramente con los valores que EBG nos inculca desde el principio, y en eventos como estos compartimos dichos valores con otros", concluyó Mario Quiñones, el último de los representantes de EBG Málaga en este proyecto tan sorprendente.