La selección española sub-21 venció con brillantez por 3-0 a Irlanda del Norte en el estadio de La Cartuja de Sevilla gracias a un doblete del extremo del Anderlecht Sergio Gómez, el primero de penalti, y a otro gol del delantero del Sporting de Braga Abel Ruiz en un partido de buen juego de la Rojita.

El equipo español fue muy superior a una defensiva selección norirlandesa, inofensiva y que tuvo que multiplicarse en defensa ante el empuje de España, que, con un fútbol rápido y combinativo, recogió los frutos de su dominio con dos tantos de Sergio Gómez, uno de penalti superado el ecuador de la primera mitad y otro a los 32 minutos, y un tercer gol de Abel al inicio de la segunda.

De la Fuente puso un once con menos cambios de los previstos a priori, sólo tres respecto al que el viernes ganó 3-2 a Eslovaquia también en La Cartuja: el céltico José Fontán, que debutó con la sub-21 por la sanción del central del Valencia Hugo Guillamón; el lateral del Mirandés Carreira, por Víctor Gómez; y el extremo del Sporting de Gijón Gaspar Campos, otro debutante, por Nico Williams.

España llegó a este segunda cita seguida en Sevilla como líder de su grupo con un pleno de tres triunfos, pero sabiendo que Rusia había vencido este martes en Lituania (0-3) y que le igualaba a 9 puntos en la tabla, aunque con un encuentro más.

Así, los pupilos de De la Fuente, disciplinados y concentrados, salieron a por la victoria desde el inicio para evitar el sufrimiento de anteriores choques. Controlaron el medio campo a la perfección, con Unai Vencedor y Beñat Turrientes, ante una Irlanda del Norte replegada por los continuos intentos ofensivos locales.

El bético Rodri Sánchez desbordó con velocidad y enlazó bien con sus compañeros en zonas comprometidas para Irlanda del Norte, con lo que se sucedieron las opciones de gol, pero Abel Ruiz no acertó dos veces, luego un centro de Miranda no halló rematador y un chut de Rodri lo desvió el meta Webber, que tuvo mucho trabajo, a córner.

En el ecuador de este periodo, el extremo del Betis casi sorprende con un disparo al portero norirandés en la antesala del 1-0, que llegó a los 26 minutos tras un centro de Carreira que dio en la mano de Jack Scott y el árbitro señaló un penalti que, como ya hizo en uno de los dos a favor ante Eslovaquia, convirtió Sergio Gómez.

El tanto no relajó a España, que siguió apretando e imponiendo su dominio hasta hacer el 2-0 sólo 6 minutos después, en el 32, de nuevo obra del extremo del Anderlecht.

La selección española mantuvo el control absoluto del juego, ahora con un menor ritmo. Y en un preciso centro del ‘cachorro’ del Athletic Unai Vencedor, omnipresente en la media, cuando llegó el 3-0. Su magnífico servicio desde la derecha lo cabeceó el delantero del Sporting Braga Abel Ruiz al fondo de la red a los 56 minutos, lo que acrecentó aún más la tranquilidad para el equipo español.

La selección española siguió llevando la iniciativa, mientras que Irlanda del Norte, con los cambios, intentó estirar líneas, si bien sus ataques fueron muy tímidos y continuó mostrándose muy inofensiva y sin crear ningún peligro en un tramo final del choque muy plácido para España.