El Iberoquinoa Antequera viaja este fin de semana hasta Cantabria para verse las caras, este sábado a las 18:00 horas y con las cámaras de LaLigaSport como testigo, con el Bathco BM Torrelavega, en un encuentro que supondrá la séptima jornada de la Liga Sacyr Asobal.

El cuadro antequerano busca más que dos puntos en este desplazamiento, porque lo que más necesita en estos momentos es volver a encontrarse a sí mismo y volver a mostrar ese juego que le ha llevado a la máxima categoría del balonmano español.

El comienzo ha sido duro, principalmente por la entidad de los rivales a los que ha tocado enfrentarse en las primeras seis jornadas de esta temporada, todos ellos con aspiraciones a estar en la parte alta de la clasificación. En este caso, el BM Torrelavega se encuentra en la tabla clasificatoria empatado a puntos con el Iberoquinoa Antequera, es un rival que luchará por un mismo reto, la permanencia, por lo que los puntos hoy tienen un valor doble.

Lorenzo Ruiz y sus hombres buscan hacer un gran partido, volver a mostrar sus armas de juego, dinamismo, atrevimiento, garra, esos valores característicos de este equipo y que salieron a relucir en las primeras jornadas pero que parece haberse aletargado los últimos choques. Las opciones pasan por la alegría en ataque y la solidez en defensa, así se podrán conseguir los dos retos que se buscan en Torrelavega: los dos puntos y las buenas sensaciones.

El jugador del Iberoquinoa Antequera Cristóbal Ortega, en la línea de su capitán Francis Morales durante la semana, sabe que el equipo debe cambiar el chip porque llega una fase importante en el calendario. «Ahora sí, ya es el momento de enfrentarnos a los rivales contra los que vamos a tener los mismos objetivos de la salvación y ahora empieza de verdad nuestra Liga», explica el pivote.

El lucentino conoce los errores que han llevado a esta mala imagen en las últimas jornadas y, junto a sus compañeros, ya ha trabajado esta semana para poner remedio: «Sabíamos que eran rivales de la parte alta de la tabla, que iba a ser complicado puntuar. Pero al final son más las malas sensaciones que nos hemos llevado. Ha habido minutos buenos pero también otros muy malos, no nos vamos a engañar. Se han hecho cosas bien pero otras muy mal, y toca ver esas cosas que se han hecho mal, intentar corregir o que se produzcan lo menos posible».

No será fácil, pero los 60 minutos de Torrelavega deben servir para que el Iberoquinoa remonte en la clasificación.