Tarde para olvidar en el Pabellón Carlos Cabezas para el CB Marbella, que cayó con estrépito ante el Círculo Gijón Baloncesto por un contundente 65-96. Los azulones no se encontraron cómodos en la pista en ningún momento del partido y acabaron siendo arrollados por un equipo gijonés que llegaba apurado en la clasificación, pero que jugó un partido muy serio, estuvo muy activo en el tiro exterior y controló el rebote de cabo a rabo.

Ya antes del descanso se veía que la cosa no iba a pintar demasiado bien para los locales. El dominio en el rebote de Círculo Gijón y los arreones anotadores de Libroia y Javi Lucas no dejaban respirar al CB Marbella.

Los dirigidos por Rafa Piña apenas se acercaban en el marcador gracias al ímpetu de Lazar Mutic, que a poco que tiraba de físico conseguía sumar. Donde realmente fallaban los locales era en defensa y el 31-45 del paso por los vestuarios lo dejaba patente, tras los primeros 20 minutos.

Tenía que cambiar el chip el equipo local si quería parar las embestidas del equipo de Nacho Galán, que a falta de una plantilla larga -compareció con tan solo 8 jugadores en el Cabezas- los que están tienen calidad para dar y regalar.

Entre Libroia, Lucas, Greeanway y Mendicote se bastaron para tumbar todas las opciones azulonas que parecían que volvían gracias al buen hacer de Devin Wright bajo el aro y un par de acciones buenas de Cameron (48-65).

Así, con todo perdido, intentaba maquillar el marcador el CB Marbella, pensando en no dejarse ir demasiado para que el average no se le fuera de las manos. Pero cuando no es el día, todo se ve negro y el aro empequeñece, la confianza baja y el rival sabe que apretando el acelerador te pasa por encima. Y es lo que hizo el Círculo Gijón, que se aprovechó de un malísimo día del CB Marbella para tumbar a los de Piña por un contundente 65-96 que deja muy tocado al Decano.