El Costa del Sol Málaga afronta en esta jornada 7 de la Liga Guerreras Iberdrola un duro desafío para acabar octubre. El calendario marca la visita al Caja Rural Aula Valladolid, un conjunto que ha tenido un buen inicio de liga y que comparte balance de cuatro victorias y dos derrotas con las panteras. El Pabellón Huerta del Rey acoge este sábado a las 17:00 horas un duelo entre el cuarto y el sexto, lo que promete a buen seguro disfrutar de buen balonmano. Suso Gallardo seguirá sin disponer de María Pérez y Rocío Rojas, ambas en el proceso de recuperación de lesiones de gravedad, pero ha citado por primera vez en esta temporada a Desi Segado. La central viajará con el primer equipo y puede estrenarse en este curso.

Las malagueñas quieren alargar la mejor dinámica del curso, asentada en tres victorias consecutivas. «Creo que hemos retomado la senda de la victoria después de un inicio muy duro contra el Rocasa y el Bera Bera, aspirantes que optan al título. Estos partidos nos han servido para puntuar, que es lo más importante, y para ganar buenas sensaciones a nivel defensivo que era quizás lo que más nos estaba costando», asegura en la previa Paula García, una de las voces autorizadas del vestuario: «Creo que nos hemos repuesto, hemos digerido la situación que tenemos. Hemos tenido dos lesiones graves, van a estar fuera toda la temporada, pero vino Talita y se está haciendo al grupo y nosotros a ella. No queda otra que trabajar más duro si cabe que antes. Al final el conjunto es lo que prima y trabajar es lo único que podemos seguir haciendo. Queda mucha liga, es verdad que la derrota frente al Rocasa fue dolorosa, pero son dos puntos más como contra otro rival».

Seis puntos que han sido un trampolín en la tabla, pero que ayudaron mucho en lo anímico. «En Sant Quirze en la segunda parte ya empezamos a organizarnos y a corregir y desde Morvedre hubo un antes y un después. La defensa te da esas sensaciones. Tú puedes ir a marcadores altos, pero es un desgaste extra. El año pasado marcamos la línea que nos fue bastante bien de hacer una defensa fuerte con una portería que nos ayudó muchísimo y a partir de ahí el ataque siempre va a ser más fácil. Estos dos últimos partidos nos sirve para eso y a ver este fin de semana en Valladolid porque ellas van a querer ir a marcadores altos y vamos a intentar que no sea así», explica la pivote sexitana, que saca el bisturí para analizar al Caja Rural Aula Valladolid: «Es un equipo que está acostumbrado a hacer muchos goles. Va a ser un partido de máxima exigencia, que nos va a hacer correr tanto para adelante como para atrás. Tenemos que estar también muy concentradas porque el tipo de juego que hacen lo requiere a nivel defensivo. Ofensivo igualmente porque proponen una defensa que nos cuesta más atacar porque es muy dinámica. Cualquier pérdida te supone un gol en contra porque juegan muy bien la primera y segunda oleada».

Tras una semana completa de entrenamientos en Cártama, el Costa del Sol Málaga inicia en la ciudad castellana un tramo de competición muy exigente antes del parón. 20 días de un listón muy alto. «Va a marcar donde queremos estar en la competición doméstica. Es cierto que jugamos en Valladolid, que es una de las pistas más duras. Puede marcar un antes o un después. Si no conseguimos traernos los dos puntos hay que ver las sensaciones. Pero vamos a por los dos puntos, necesitamos esos dos puntos. Conseguirlos haciendo un buen juego nos va a dar confianza para los siguientes encuentros que van a ser igual o más de duros», cierra Paula García. Valladolid, un duro reto para medir la solidez de las panteras.