Álvaro Morata, delantero de la selección española de fútbol, se acordó de Miguel Ángel en el momento más eufórico. Tras anotar el gol que certificaba la presencia de España en el próximo Mundial de Catar 2022, el ariete fue directo al banquillo obviando la celebración efusiva de sus compañeros con un único objetivo: mostrar la estrella que Miguel Ángel le había regalado.

Miguel Ángel es un niño de nueve años de Alhaurín el Grande. Padece un tumor cerebral y el fútbol es una vía de escape para él. En abril del año pasado, Luis Enrique le mandó un mensaje cuando estaba hospitalizado con la promesa de visitar las instalaciones de la Roja una vez mejorara su situación. El sábado, en la previa del partido ante Suecia, conoció a Morata y a Unai Simón, a quienes regaló una estrella para transmitirles suerte de cara al partido.

El alhaurino conoció además a Pablo Sarabia, quien le regaló su camiseta, y al presidente, Luis Rubiales. El delantero de la Juventus publicó en su cuenta de Instagram tras el partido una foto con la estrella que Miguel Ángel le había regalado y el siguiente mensaje: "Las cosas importantes de verdad. Uno de los goles más bonitos que marcaré en mi vida. Va por ti, Miguel Ángel". 

La estrella es el símbolo de la Fundación Pequeño Deseo, una organización sin ánimo de lucro que tiene como misión hacer realidad los deseos de niños y niñas con enfermedades crónicas. La propia selección en su Twitter dedicaba el gol de Morata al joven con un emotivo mensaje: "Has sido nuestra estrella, Miguel Ángel. Este gol de Morata es para ti".