Paula Ruiz, la nadadora malagueña que disputó sus primeros Juegos Olímpicos en Tokio 2020, valora su participación en el más prestigioso torneo internacional como "muy positiva". A pesar de acabar en decimosexta posición en la prueba de 10 kilómetros de aguas abiertas, "gané mucha experiencia" y es algo que le "servirá de cara a las próximas competiciones". Fue la octava teniendo en cuenta solo competidoras europeas.

Se trató de una prueba muy rápida, marcada por las temperaturas del agua de la Bahía de Tokio. En este sentido, Ruiz piensa que "no sabría decir" si fue tan veloz como pareció, ya que "cada prueba es un mundo" y los factores externos también cuentan. A pesar de ello, la nadadora de Inacua Málaga sabía que el nivel en unos Juegos "iba a ser muy alto".

También participó la temporada pasada en el Europeo de Budapest, donde se quedó a únicamente cuatro décimas del bronce al finalizar en una más que meritoria cuarta plaza. Paula Ruiz afirma que "se vio el podio, éramos cuatro todas juntas y en aguas abiertas puede pasar cualquier cosa". Aunque con estar peleando "con esas tres grandes", ya se sentía una "ganadora". La malagueña hizo historia al lograr la mejor posición en un Europeo y al ser la primera andaluza en clasificar en su modalidad para unos Juegos Olímpicos.

Paula Ruiz afronta ahora "con muchas ganas e ilusión" este nuevo ciclo preolímpico de tres años de cara a los Juegos de París 2024. La malagueña comenta que está "muy contenta de arrancar la temporada y volver a las competiciones", que en este mes de diciembre que comienza afrontará la última ronda de las series mundiales: en Abu Dhabi los días 15 y 16 de diciembre.