El Club Waterpolo Málaga ha logrado una victoria muy importante en la última jornada del Grupo A de la Segunda Nacional ante el Club Natació Vallirana. 9-7 en un duelo en el que todo ha salido redondo, desde la portería hasta las acciones de ataque (superioridades y penaltis incluidos), pasando por la defensa, los blocajes y la intensidad en la zona de dos metros.

Los malagueños han podido por fin llevar el control de principio a fin en un duelo de alta intensidad. A pesar de estar por debajo en el marcador en varias fases del juego, en el que los catalanes del Vallirana aprovecharon todas sus superioridades (tres de tres), el CW Málaga supo ejecutar con acierto varios contragolpes importantes, poniéndose por delante y sabiendo mantener las distancias en los impulsos de los catalanes en ataque. Además, el Vallirana se llevó los cuatro sprint de natación en las posesiones iniciales de los cuartos.

Destacar el poderío de los más noveles y canteranos del equipo, que han sabido llevar el tempo del partido, controlar los empujes del rival y averiguar huecos en ataque para llevar la iniciativa en el marcador. Llámese Pablo Bravo en la portería, que jugó la mayoría de los minutos con enormes intervenciones, Juan Bravo con mucha intensidad en defensa, Saúl Granados en los pases interiores, o Raúl Gil con las combinaciones con la boya.

Un partido culminado con grandes acciones y jugadas muy completas, para lograr una victoria que sigue dejando imbatido en casa al primer equipo, le da ánimo para 2022 y la segunda vuelta, además de impulsarle en los objetivos del año. Por esto, y otros muchos factores, el CW Málaga logró ganar por primera vez el último cuarto de un partido (2-0), además de vencer también en el segundo y tercero (3-1 y 3-2), para levantar el 1-4 inicial.

Los goleadores del CW Málaga fueron Nahuel Leona (2), Álvaro Cruz, Juan Bravo, Nadir (2), Saúl Granados, Simón Cisneros y Raúl Gil.