El monoplaza de competición elaborado por estudiantes de la Universidad de Málaga que ha concursado en ‘Fórmula Student’ se exhibirá toda esta semana en el vestíbulo del Rectorado, en el Paseo del Parque, por lo que todos los interesados pueden contemplar de cerca el trabajo del grupo MART (Málaga Racing Team), una escudería formada por alumnos de varias titulaciones.

Este proyecto ha situado a Málaga como referente en el escenario de la ingeniería automovilística de competición. Son más de 50 estudiantes procedentes de carreras tan dispares como las de la Escuela de Ingenierías Industriales, Marketing, Comunicación o Finanzas que se han implicado a fondo en la elaboración del coche de competición. Pero no solo para la fabricación del monoplaza en sí mismo, sino también para compaginar el proceso con sus estudios y aplicar los conceptos aprendidos en la Universidad al ámbito competitivo.

El emplazamiento del vehículo en el Rectorado se ha enmarcado en un acto al que asistieron, entre otros, el rector, José Ángel Narváez; el vicerrector de Innovación Social y Emprendimiento, Rafael Ventura; los coordinadores del proyecto, Joaquín Ortega y Pepe de la Varga, y varios integrantes del equipo.

Todos ellos explicaron la importancia que tiene en su formación la participación en este proyecto. «Esto es la carrera», manifestaron, al tiempo que recordaron las horas dedicadas al perfeccionamiento del vehículo, especialmente cuando en agosto compitió en el circuito catalán de Montmeló. En los días previos alguno de ellos estuvo manos a la obra 31 horas seguidas.

Con la estancia en el Rectorado culmina el proceso de exposición pública del monoplaza, un proyecto que ya ha recibido varios premios, entre ellos el de mejor espíritu de la Fórmula Student (2019 y 2021) y el Enterprise 4.0 de La Opinión de Málaga en la categoría Startup.

Ahora comienza un nuevo periplo para el coche de competición, que se divide en varias fases: En la primera, hasta diciembre, se realizará el diseño del prototipo. Entre enero y abril, el montaje. Las pruebas tendrán lunar en mayo y junio y finalmente se irá a la competición en los meses de verano. El siguiente reto, pasar de la gasolina al vehículo eléctrico, también está en la agenda de estos ingenieros.