La selección española masculina de rugby 7 se quedó sin opciones de pasar a los cuartos de final de las Series Mundiales, tras sus derrotas en la jornada inaugural con Estados Unidos (14-19) y Argentina (12-40), por lo que jugará por la novena plaza.

No era sencillo el debut de España, que se medía primero con un rival, los Estados Unidos, armado con sus dos estiletes, el velocista Carlin Isles y el mítico Perry Baker, mejor jugador del mundo dos años consecutivos, si bien el marcador lo abrió en la primera jugada Phil Tomasin, que se coló entre los dos últimos defensores de la línea española.

Baker puso el 0-14 a los tres minutos, pero España replicó enseguida y fue mejor de ahí al final, aunque sin tener opción de remontar (14-19).

La tarea frente a Argentina, bronce olímpico en Tokio 2020, se antojaba ardua y se confirmó desde el saque inicial. Los sudamericanos se pusieron 0-19. Marcos Moneta, declarado mejor jugador del mundo en 2021, se exhibió. Los argentinos, con sus reservas, se relajaron hasta el 12-40 final.

En la jornada del sábado, España será favorita contra Jamaica, selección invitada para suplir la baja de última hora de Samoa, en el cierre de la fase de grupos, y también jugará, ya en la sesión vespertina, el cuarto de final del trofeo de consolación.

España ganó a Bélgica y mantiene opciones todavía de clasificarse para cuartos de final. | GREGORIO MARRERO

Victoria y derrota para ellas

Por su parte, la selección española femenina ha comprometido su clasificación para los cuartos de final, tras una primera jornada de resultados dispares en la que perdió frente a Irlanda (5-21) y venció a Bélgica (26-19).

España se jugaba buena parte de sus opciones de clasificación para los cuartos en su debut contra Irlanda. Sin embargo, la velocidad de las isleñas empezó a decantar el duelo a los dos minutos con una ruptura por el centro de Beibhinn Parsons. Stacey Flood ensanchó la renta en la primera mitad, en la que las españolas se limitaron a defender porque no estaban acertadas en la conquista del oval, y una tercera marca irlandesa, posada por Eve Higgins, puso un 0-21 que impedía la remontada local en el tramo final.

Pese a ello, las chicas de Pedro de Matías acamparon en la zona de veintidós sumando cinco puntos que podrían ser decisivos en el ‘average’ para designar a una de las mejores terceras de grupo (5-21).

Bélgica, selección invitada para suplir la baja de última hora de Nueva Zelanda, era la adversaria propicia para resarcirse del mal inicio y España decidió el partido con tres ensayos en la primera parte, dos de ellos a cargo de la capitana, Anne Fernández de Corres, y el otro mediante Amaya Erbina (19-0). Las belgas reaccionaron tras el descanso (26-19).

La selección nacional abrirá la jornada sabatina con un partido muy complicado frente a Australia, invicta esta temporadas tras sus dos títulos en la gira emiratí, con el objetivo de limitar la diferencia de puntos que le endosen las oceánicas para entrar en los cuartos de final como una de las dos mejores terceras.