Derrota del Costa del Sol Málaga en el Partido Estrella de la jornada en la Liga Guerreras Iberdrola. Las panteras pagaron caro una mala primera mitad para terminar cayendo frente al Rocasa Gran Canaria a domicilio (31-28). Buena demostración de orgullo y coraje de las malagueñas, que estuvieron contra la lona y se levantaron para terminar peleando por la victoria. Faltó colmillo en el momento decisivo y las isleñas consolidan la tercera plaza con estos dos puntos. Una lección para las de Suso Gallardo de cara al punto culmen de la temporada en las próximas semanas antes del parón internacional de la próxima semana.

Las canarias marcaban el paso en los primeros minutos, con una Arinegua Pérez Risco que marcaba las diferencias sobre la pista verde. La extremo izquierdo se mostraba infalible en el lanzamiento y sacaba todo el catálogo para anotar cuatro goles. En el otro lado de la pista emergía Silvia Navarro, que se agigantaba para dar ventaja a las suyas (7-4). En un duelo donde se jugaba a la carrera, el Costa del Sol Málaga se agarraba con uñas y dientes con Estela Doiro, que tomaba el encuentro por la pechera y conseguía nivelar (9-9).

Pero les faltaba continuidad a las visitantes, que encadenaban varias pérdidas en ataque y tenían muchas vías de escape atrás. Y ahí volaba el Rocasa Gran Canaria, que con Alba Spugnini a la cabeza abría una brecha peligrosa (17-11). Eran momentos duros para las panteras, que no encontraban el camino. Dos goles de Paula García ayudaban a contener al descanso (21-16). Justo el paso por vestuarios trajo la mejor cara de las de Suso Gallardo, que dieron un paso adelante gigante en defensa para meterse en el choque. Las isleñas metían dos goles en los próximos 10 minutos cuando venían de hacer 21 en la primera mitad. Pero le faltaba acierto a las visitantes, que incluso veían como Silvia Navarro detenía dos siete metros.

El nivel atrás era monumental, la cuestión ahora era mejorar adelante. Un nuevo arreón de las malagueñas les permitía empatar el partido por medio de Sole López. 23-23 y 17 minutos por delante. Venían en sexta las visitantes, a las que una exclusión volvía a frenar en seco. Pavlovic desde los siete metros daba mucho oxígeno a las locales y le permitía coger de nuevo ventaja (25-23). Y ahí las de Robert Cuesta supieron manejarse bien, con el Costa del Sol Málaga encadenando varias pérdidas de balón y nuevamente con fallos en el lanzamiento. No levantaron la bandera blanca hasta el final, aunque la muestra de orgullo se quedó sin premio. El Costa del Sol Málaga sale de los cuatro primeros de la Liga Guerreras Iberdrola antes del parón internacional. Reanudará la liga el sábado 12 de marzo frente al Handbol Sant Quirze.