Era el partido más complicado de toda la eliminatoria y así se demostró. Los rumanos Marius Copil y Horia Tecau metieron a su país en la eliminatoria de Copa Davis ante España tras imponerse al dúo formado por Alejandro Davidovich y Pedro Martínez Portero por 7-6 y 6-4 en algo más de hora y media de encuentro.

El ambiente relajado en la grada y en el banquillo españoles contrastaban con la tensión y los ánimos que insuflaban desde el primer minuto de los rumanos, sabedores de que era un partido a vida y muerte. Y el encuentro empezaba bien para España, que lograba el primer break siendo muy agresivos en el saque de Copil y manteniendo sus saques para colocarse con 3-1 en un visto y no visto. Sin embargo las cosas iban a igualarse pronto. En el saque de Pedro Martínez Portero en el sexto juego, el valenciano mandaba fuera una paralela que ya había superado a Copil para darle a la pareja rumano su primera bola de break y, después, la igualada a 3 juegos. 

Apretaron los españoles el saque de Tecau, solventó Martínez Portro el suyo en el noveno juego e hicieron lo propio Copil y 'Foki', llevando el partido a un peligroso tie break que repitió el guión de los juegos precedentes: España empezaba con break pero los rumanos reaccionaban poniendo un 1-4 que hicieron valer para llevarse el primer set (2-6).

Cambiaban los rostros en la grada y el banquillo nacionales, que veía cómo se torcía una fría pero a priori festiva jornada en Puente Romano. 

El segundo set comenzaba, de nuevo, con un break de Davidovich y Martínez tras un grosero 'smash' de Copil, para poner un rápido 3-0 en el marcador. El 4-1 posterior hacía pensar en una resolución del encuentro en el tercer set, pero a partir de ahí los rumanos encadenaron cinco juegos consecutivos para llevarse la segunda manga y el encuentro por 4-6.