Kiosco

La Opinión de Málaga

Deportes náuticos

El malagueño Adrián Albuera, a por el Mundial de motos acuáticas

El malagueño inentará vencer en el campeonato mundial de motonáutica que se celebra este fin de semana en Ibiza - Hoy viernes tendrá lugar la pole, y el sábado y domingo las carreras - La vuelta se celebrará en Olbia del 10 al 12 de junio

Adrián Albuera A bordo de su moto acuática en una competición anterior. L. O.

Adrián Albuera comienza su camino para convertirse en el campeón mundial de motos acuáticas en la categoría de GP4. El malagueño, campeón de España en 2021, ya se encuentra en Ibiza, donde tendrá lugar la primera jornada del Campeonato Mundial de Motonáutica. En el día de hoy disputará la pole, siendo su objetivo clasificarse entre los cinco primeros para poder escoger la primera boya del circuito.

Mañana y el domingo se celebrarán las tres mangas de 18 minutos más una vuelta en la que obtendrá los primeros puntos en el torneo. La vuelta se celebrará en la ciudad italiana de Olbia, del 10 al 12 de junio. El piloto que obtenga más puntos entre las dos jornadas se alzará con el título.

Me he sentido muy a gusto encima de ella. Además, los que me han visto me han dicho que voy muy rápido

decoration

Las expectativas de Adrián para el campeonato son muy claras: la victoria. El malagueño, en declaraciones a La Opinión de Málaga, expresó su convicción de realizar un buen papel. En los últimos entrenamientos antes del torneo el piloto se sintió muy satisfecho con el rendimiento de su moto acuática. «Me he sentido muy a gusto encima de ella. Además, los que me han visto me han dicho que voy muy rápido».

Francisco Albuera, padre de Adrián, no solo introdujo a su hijo en la motonáutica casi desde el mismo momento que aprendió a andar, sino que además es su mecánico y entrenador para el campeonato. Junto a María Cobos, la madre de Adrián, forman un equipo familiar dispuesto a triunfar y alzarse con la corona en el Campeonato Mundial de Motonáutica.

La ventaja de Adrián frente a sus competidores es su ritmo, es decir, su capacidad de mantener y aumentar la velocidad durante la carrera, mientras sus rivales reducen la suya. «Voy de menos a más», comenta el piloto, quien subraya la importancia de la forma física para cumplir con las exigencias de una carrera. «Me machaco en el gimnasio», confiesa el malagueño sobre las duras jornadas de entrenamiento.

La forma física también es imprescindible para amortiguar el movimiento de la moto y mantenerla sobre el agua sin que bote. Este factor es crucial, ya que cada segundo que el vehículo está en el aire es tiempo perdido.

El clima y la situación del mar es un factor clave que tendrá que tener en cuenta Adrián para obtener la victoria. El piloto está preparado ante cualquier adversidad meteorológica, ya que entrena con agua turbulenta. Francisco Albuera asegura que este tipo de agua se denomina «picada», y dificulta mucho la conducción.

Aunque en el campeonato andaluz de este año Adrián Albuera está participando en las categorías de GP4 y Promotion GP2, para el campeonato mundial solo tomará parte en la primera. Adrián aclara que se debe a que se encuentra lanzado y en su mejor momento en esta clase.

Adrián Albuera, a por el Mundial de motos acuáticas. L. O.

La diferencia entre GP4 y Promotion GP2 reside en la potencia de las motos acuáticas. En GP4 los vehículos, incluso con las modificaciones de los equipos técnicos, solo superan ligeramente los 100 caballos de potencia. Promotion GP2 se caracteriza por que las motos acuáticas alcanzan los 300 caballos y los pilotos llevan un año compitiendo con vehículos de semejante potencia.

El esfuerzo de Adrián Albuera fue recompensado el pasado 8 de febrero, cuando le fue entregado el reconocimiento como deportista de alto rendimiento por el Ayuntamiento de Málaga. El piloto reconoce que cuando se enteró no podía dar crédito. «Yo no creía que pudiese alcanzar ese nivel», reconoce Albuera. Para María Cobos el galardón significa «el reconocimiento por el sacrificio de un joven que compagina sus entrenamientos con su trabajo».

Adrián Albuera, junto a su madre. L. O.

El reconocimiento como deportista de alto rendimiento ha supuesto que varios patrocinadores se hayan interesado por Adrián. El piloto considera que esto es solo un recordatorio de toda la gente que tiene detrás y que le apoya en su camino al título de campeón mundial.

El piloto se muestra muy orgulloso de elevar el nombre de Málaga a lo más alto, más aún al definirse a sí mismo como un malagueño de pura cepa. «Siempre llevo a Málaga en mi interior», confiesa Adrián, quien nunca olvida llevase una bandera de Málaga para que lo acompañe en sus competiciones. «Vivimos en la mejor ciudad del mundo», concluye.

Compartir el artículo

stats