El Costa del Sol Málaga encara la recta final de la temporada con un aliciente muy grande, el segundo puesto en la Liga Guerreras Iberdrola. Después de no poder superar al Zubileta Evolution Zuazo Barakaldo en Carranque, el sábado 21 de mayo las panteras afrontan una de los partidos más complejos de este curso. En Galicia espera el Mecalia Atlético Guardés para reeditar la final de la última edición de la Copa de la Reina. La expedición malagueña ya se encuentra en La Guardia tras viajar en la madrugada del viernes para afrontar un choque frente al quinto clasificado, del que le separan tres puntos.

Hay necesidad por sumar para las de Suso Gallardo, que ven como el Rocasa Gran Canaria y el Unicaja Banco Gijón (rival el próximo viernes) aprietan por detrás. «Sí de por sí era una de las salidas más difíciles de la temporada ahora más porque no acabamos con buenas sensaciones. Si bien es cierto que tenemos que ser objetivas y en frío analizar que los errores que cometimos son fáciles de corregir. Pero el Guardés va a salir como siempre a por todas y querrán una revancha, yo la querría, después de la final de la Copa de la Reina. Juegan en su casa, eso es un fortín. Tenemos que hacer un partido casi perfecto si queremos traernos los dos puntos», explicó en la previa la jugadora Paula García.

El segundo puesto está en la mano de las malagueñas, que dependen de sí mismas en las tres jornadas que tienen por delante en los próximos siete días. «Nosotras tenemos que hacer nuestro trabajo, si conseguimos los seis puntos que quedan nos quedamos con el subcampeonato. Así tenemos que plantearlos y así tenemos que trabajar para conseguirlo», reconoce la pivote, que amplia: «Debemos de ser conscientes de que cada vez esta liga es más competitiva y está más igualada y que da igual la posición en la que esté el rival contra el que nos enfrentemos que va a ser siempre complicado. Los equipos todos salen motivados, habrá algunos que no tengan nada que perder, otros estarán luchando por lo mismo que nosotras. Todos tienen pequeños objetivos. Nosotras tenemos que tener la motivación suficiente para encarar esto como una final cada jornada».

En A Sangriña sólo ganó el Super Amara Bera Bera, ya campeón, y rascó un punto Gijón. Es una pista de suma dificultad para las panteras, que ya saben lo que es ganar en dos ocasiones esta temporada al Mecalia Atlético Guardés. «No creo que tenga nada que ver. Al final en la Copa los dos llegábamos con dos partidos a cuestas, ahora el Guardés llega mucho más descansado que nosotras. Encima en su casa, que aquello es un fortín. A Prades le quedan dos jornadas como entrenador. Tienen muchos porqués para salir como si fuese una final. Será bonito porque a todas nos gusta jugarlas y hay que vivir esa atmósfera que se creará y salir igual o más concentradas que en la Copa de la Reina», concluyó su intervención Paula García. Un partido de máxima exigencia para el Costa del Sol Málaga, que puede dar un paso grande hacia el segundo puesto.