El sábado 21 de mayo a las 17:00 horas el Iberoquinoa Antequera recibe la visita de su vecino cordobés, el Ángel Ximénez Puente Genil, en la penúltima jornada de la temporada en la Liga Sacyr Asobal. Será un derbi con sabor a despedida, pues será el último partido que la afición antequerana podrá disfrutar de la máxima categoría por el momento. Además, esta despedida se acrecienta, pues será la última vez que los aficionados verdes puedan aplaudir los goles de Chispi o las paradas de Diego Moyano.

El portero anunció el jueves 19 de mayo que se retira, al igual que hizo Juan Antonio Vázquez ‘Chispi’ hace unas semanas. Ambos explicaron que dejan de practicar el balonmano de forma profesional después de una temporada complicada en lo que a resultados se refiere. Pero, tras dos carreras dilatadas y con muchos grandes momentos, ambos merecían despedirse jugando en la máxima categoría del balonmano nacional.

El Iberoquinoa Antequera llega a este partido después de darse una fiesta la semana anterior, en la que logró empatar en el Fernando Argüelles al FC Barcelona, algo que ya de por sí es noticia en Asobal. Ha quedado demostrado que el rendimiento del cuadro dirigido por Lorenzo Ruiz ha crecido en esta segunda vuelta y han terminado mostrando un juego que les ha hecho volver a conectar con su afición para juntos, a partir del próximo mes de agosto, empezar a preparar la vuelta a las altas esferas del balonmano.

No será un partido de trámite porque el Angel Ximénez Puente Genil no tiene aún matemáticamente obtenida su salvación. Pese a que los de Paco Bustos acarician con los dedos este hecho, necesitan un punto para evitar el descenso directo y dos para eludir el play out. Ya que toda la jornada se disputará de forma simultánea, al término del choque, dándose algunos de los resultados necesarios, el cuadro cordobés puede estar también con una sonrisa.