El Costa del Sol Málaga continúa con la construcción de la plantilla del proyecto 2022/23 y ha llegado a un nuevo acuerdo. Las panteras renuevan su confianza en Almudena Gutiérrez, que se convierte en la décima jugadora que seguirá a las órdenes de Suso Gallardo. La pivote, de 19 años, ha completado un curso notable y que le ha servido para consolidarse en el primer nivel español. Ahora el listón sube y afronta un reto de más exigencia. «Bastante contenta, agradecida por la confianza que tienen en mí un año más para formar parte del equipo», asegura la joven.

La sevillana muestra su alegría por continuar en el conjunto malagueño, donde su protagonismo cada vez va a más. «Pienso que somos un equipo y un club que tienen ganas de más, no nos conformamos con lo que hemos hecho en años anteriores. Tenemos esa ambición de seguir creciendo. También tengo que decir que en Málaga me siento super bien y super arropada», explica la de Gerena, que hace balance colectivo en una campaña histórica para las costasoleñas que se cerró con un nuevo título: «Creo que bastante bueno, ha sido un año increíble y hemos luchado por todo lo que hemos tenido en juego siempre».

Almudena Gutiérrez vivió una temporada donde fue de menos a más para asentarse en el primer nivel. Después del parón su trascendencia para el entrenador creció mucho y dio pasos adelante en su crecimiento al lado de Rocío Campigli y Paula García, dos pivotes de sobrada experiencia y trayectoria. «Fue bueno, pude aportar al equipo. Siempre intento dar lo mejor de mí. Aún tengo mucho que mejorar, pero estoy contenta porque poco a poco me estoy desenvolviendo mejor», cuenta la internacional, que también fue fija en las convocatorias de las Guerreras Junior. Una etapa que cerró hace unos días con el título del Torneo 4 Naciones en la ciudad alemana de Hamm.

Las panteras afrontan una campaña importante en su desarrollo, defendiendo la corona copera en el Carpena y con el salto a la EHF European League. «Estoy bastante ilusionada. Venimos de una temporada bastante buena y de una Copa de la Reina muy luchada. De cara a la próxima al ser en casa no va a ser menos y será especial. La nueva competición europea la verdad es que me gusta mucho, demostramos ambición y personalmente tengo muchas ganas de jugarla porque nunca me había imaginado que pudiera llegar a jugar una competición tan bonita y a la misma vez tan exigente. Se presenta una temporada muy bonita», expone la pivote, que cierra hablando de sus retos: «Seguir mejorando y formándome más cada día para poder dar lo mejor de mí y aportar siempre el máximo al grupo». El Costa del Sol Málaga apuesta por el crecimiento de Almudena Gutiérrez.