Así de bonito e impredecible es el tenis. Cuando lo tenía ganado, no lo pudo cerrar y cuando ya parecía que se iba a despedir de Wimbledon a las primeras de cambio, Alejandro Davidovich resurgió de sus cenizas para voltear la quinta y definitiva manga y llevarse el encuentro ante el polaco Hubert Hurkacz, cabeza de serie número 7, en el súper tie break (10-8).

El malagueño había ganado los dos primeros sets y mandaba en el tercero 5-3 y 40-0 con su saque, pero no fue capaz de sellar el triunfo y se fue mentalmente del encuentro, hasta tal punto que casi sufre una de las remontadas más increíbles que se recuerdan. La cabeza del tenista de La Cala del Moral volvió a tiempo al encuentro para dar la vuelta al quinto set y ganar el choque en el desempate (7-6(4), 6-4, 5-7, 2-6 y 7-6(10-8).

El partido comenzó con máxima igualdad. Con 3-3 en el marcador en el primer parcial, llegó el primer parón por la lluvia que caía sobre la hierba londinense. Tras la reanudación, ninguno fue capaz de romper el servicio de su rival y el de La Cala del Moral se llevó la primera manga en el tie break (7-6).

Davidovich seguía muy firme al servicio y a su rival polaco cada vez se le iba notando más la desesperación. El segundo set se mantuvo igualado hasta que con 5-4, el malagueño consiguió el break para llevarse también este parcial.

El encuentro ya estaba encarrilado. Y más aún cuando en el tercer set, Davidovich volvía a romper el saque de Hurkacz y se colocaba con 5-3 y saque para cerrar el encuentro. El rinconero se puso 40-0, estaba a un punto de la victoria, disponía de tres bolas de partido, y no fue capaz de cerrarlo. Entre errores de Davidovich y aciertos del rival, Hurkacz recuperaba el break y luego colocaba el 5-5 en el marcador del set.

Llegó entonces un segundo parón por lluvia que destrozó anímicamente a Davidovich. Nada más volver a la pista perdió su servicio y Hurkacz no perdonó con el suyo. 7-5 y al cuarto set. El cuerpo del malagueño seguía sobre la hierba de Wimbledon, pero su mente se había ido. Cedió muy fácil la cuarta manga (6-2) y el choque se decidiría en el quinto y definitivo set.

No tardó demasiado Hurkacz en ponerse el parcial de cara. En el segundo turno de saque de Davidovich logró el break. Los gestos del malagueño durante el descanso entre juegos eran muy significativos. No lograba sacarse de la cabeza ese juego donde pudo quedar cerrado el partido. Aún así, el de La Cala del Moral pudo reaccionar y le hizo el ‘contrabreak’ para el 2-2. Duró poco la alegría. En el siguiente juego, nueva rotura del polaco (2-3).

Y cuando parecía tenerlo todo perdido, el malagueño pudo igualar de nuevo el parcial (5-5). El encuentro tenía que decidirse en el súper tie break a 10 puntos y ahí Davidovich resurgió para llevárselo por 10-8. Primera victoria para el caleño como profesional en Wimbledon. El camino del malagueño en Wimbledon tendrá, al menos, otro capítulo.

"Una montaña rusa"

Davidovich admitió que el quinto set fue una montaña rusa y que el 'super tie break' ha sido "muy emocionante". El malagueño, que venció al tercer 'top ten' de su carrera deportiva, habló en rueda de prensa tras pasar a segunda ronda de Wimbledon.

"Estoy muy contento de ganar este partido porque Hurkacz es un gran jugador e hizo semis aquí el año pasado, venía de ganar un 500 en hierba. Esto me da mucha confianza para el siguiente partido y mejorar muchos aspectos en mi juego", explicó.

"En la hierba se demuestra el talento que tienes, la calidad que posees, ya que no hay tanto intercambio con en dura o en tierra. Tienes que hacer otras cosas para ganar, como saque red, utilizar el cortado", añadió.

Sobre el partido, Davidovich lo describió como una montaña rusa, después de tener tres puntos de partido al saque en el tercer set y desperdiciarlos, hasta tener que remontar un 4-7 adverso en el superdesempate del quinto parcial.

"Me lo he tomado con mucha calma, de no celebrar, porque se te podía ir en cualquier momento. Estaba jugando a un gran nivel y en el tercero me lo estaba medio tirando, haciendo mucho saque red, resto red, no era su juego. He tenido mis oportunidades, en el juego del 40-0 he sacado muy bien y él ha pegado los restos bien limpios, me los he comido. Esto es hierba, puedes estar arriba y puedes estar abajo al mismo tiempo. Va todo muy rápido", sopesó.

"En el cuarto estaba yo un poco más fuera, he bajado el nivel y en el quinto ha sido una montaña rusa. He estado presente y he seguido con mi juego y lo he zafado. El super tie break ha sido muy emocionante. Cada partido es un mundo, es un muy buen jugador. Aquí en hierba tiene más armas que otros jugadores. Yo sabía que no era el favorito, me ha quitado esa presión de encima".

Davidovich afirmó que las claves para su mejoría este año, en el que ha ganado a Novak Djokovic y alcanzado la final de Montecarlo, han sido "seguir trabajando" y creyendo mucho más en él. "Sé que puedo estar más arriba. Aún me quedan muchas cosas que mejorar. Lo que yo quiero es buscar más regularidad que estos partidos puntuales".