Virginia Fernández y Alba Díaz son subcampeonas del mundo de balonmano playa. Las dos jugadoras del Costa del Sol Málaga formaron parte de las Guerreras de la Arena que consiguieron la plata en el Campeonato del Mundo que acogió la ciudad griega de Heraklion durante esta semana. España estuvo cerca de revalidar el oro de 2016, pero Alemania estuvo mejor en los momentos decisivos y se impuso por 2-0. Las germanas tuvieron temple para ganar los dos sets con gol de oro y levantar el título mundial. Sobresaliente participación para el combinado nacional, que volvió a estar entre las mejores y demostró un gran nivel en tierras helenas.

Las de Juan Pablo Morillo pasaron la primera ronda como segundas del Grupo B, donde ganaron a Estados Unidos y a Vietnam, perdiendo con Dinamarca. En la Main Round calcaron el balance de dos victorias y una derrota. Se impusieron a Tailandia y Portugal y no pudieron hacerlo ante Grecia. Quedaron terceras del Grupo I. En cuartos de final les tocó medirse a una potencia como Brasil, de la que se deshicieron sin problemas y con contundencia. El semifinales les tocó volver a enfrentarse a la selección local, vigente campeona del mundo hasta este domingo, a la que también vencieron con holgura. Sólo se les resistió en el tramo final Alemania, en un partido igualado que se decidió en dos jugadas. Una medalla de plata para Virginia Fernández y Alba Díaz para poner el broche a una temporada mayúscula.