Cobarro recaló en la formación universitaria en la campaña 2019/2020 en calidad de cedido procedente del Jimbee Cartagena FS y coincidió con la última etapa en la élite nacional. Se adaptó muy rápido y ya mostró su capacidad para jugar de ala o pívot firmando 13 tantos en 31 envites.

El pasado curso se alcanzó un acuerdo para renovar la cesión y se consagró como una pieza clave para el estilo de juego de José Antonio Borrego “Tete”. Una vez finalizada su relación contractual con su anterior equipo, el jugador de Cieza (Murcia) se dispone a seguir defendiendo con ahínco la elástica verde, pero ya siendo uno de los imprescindibles de la entidad con sede en el Pabellón Fernando Argüelles.

La vuelta a Primera División implica afrontar exigentes batallas cada fin de semana y, para ello, el BeSoccer CD UMA Antequera necesita contar con un escuadrón de garantías en el que haya guerreros incansables en la lucha sobre el 40x20. Fernando Cobarro Giménez es perfecto para esta función. Aporta garra, entrega y cuenta con un arma letal: el gol. En esta última temporada histórica, la del ascenso y la Copa del Rey, ha sido capaz de marcar 37 dianas en la competición liguera y 5 en la copera. Una precisión letal en la finalización que aumenta, todavía más, el valor de su trabajo defensivo. Es el primero que presiona y trata de recuperar el esférico, algo que también realiza a la hora de frenar el ataque de cinco de los rivales.

El excelente nivel demostrado en la pista se ha extendido también fuera de ella poniendo mucha dedicación y empeño en el cuidado de su formación académica al estar inmerso en el Grado de Historia en la UMA y, por tanto, su continuidad le permite compaginar deporte y estudios. “Valoro que quieran contar conmigo y estoy muy feliz por ello”, confiesa.

No hay mejor noticia, en un regreso a la máxima categoría, que disfrutar de un gran profesional capaz de extraer el aprendizaje obtenido al haber formado parte de un grupo capaz de completar una temporada de ensueño. “Somos una familia, eso es muy difícil de conseguir en otros sitios y es por lo que se ha conseguido los objetivos de este año”, remarca el murciano.

Nada se consigue sin empeño ni trabajo y eso lo tiene muy interiorizado en su día a día Cobarro, que supo asumir la responsabilidad de convertirse en el goleador que necesitaba el equipo. “Al principio de la temporada estaba más centrado en mejorar de cara a puerta y creo que al cabo de los meses, fui consiguiéndolo y terminé con unas cifras muy buenas”, expresa el ala-pívot.

El 12 verde, no se centró en la tarea del gol, supo contagiar a sus compañeros ese gen competitivo para ir a por la victoria sin escatimar en esfuerzos y tiene claro lo que se marca de cara a la temporada 2022/2023. “Mantenerse en Primera División es el único objetivo que se me pasa por la cabeza y quiero ayudar al máximo al club haciendo lo que sé hacer, que es corriendo como el que más y, si puede ser, con goles”, manifiesta.