Kiosco

La Opinión de Málaga

Atletismo

Miguel García, el runner incansable

El atleta costasoleño de 86 años se ha convertido en una figura habitual de casi cada carrera popular disputada en las cuatro últimas décadas por la geografía de la provincia malagueña

Miguel García, el atleta más veterano de Málaga, posa para La Opinión de Málaga en Carranque. | ÁLEX ZEA

Miguel García Velasco es un malagueño de 86 años que se ha convertido en un personaje muy conocido los últimos años por su presencia habitual en carreras populares, medias maratones e incluso maratones. Miguel entrena casi todos los días y hace sobre una hora y media o dos de carrera continua para seguir con fuerza y en forma para continuar con su pasión por correr, que practica desde hace ya 45 años.

«Empecé a los 40-41 años, porque llevo 45 años corriendo y tengo 86, por lo que quiere decir que llevo algo más de la mitad de mi vida», cuenta. Este atleta octogenario, que también acude todas las semanas a Carranque para entrenar, explica que ha hecho ejercicio casi siempre, aunque al principio practicaba otros deportes «porque eso de las carreras no estaba todavía promocionado».

Tanto ir por la Ciudad Deportiva, un día empezó a correr por la pista. «Y así fue mi comienzo. Poco después hice mi primera carrera, que la organizaba El Corte Inglés y, al poco, otra que hizo la Peña El Bastón. Entonces ahí empezó todo», confiesa. Solo 5-6 meses después de iniciarse en este deporte, comenzó a correr maratones (42 kilómetros) y medias maratones (21 kilómetros).

«Mi entrenamiento ahora mismo lo es todo, porque precisamente tengo preparadas dos carreras de 10 kilómetros, una por la barriada de La Paz - El Torcal, la de los peluqueros que se llama, el 12 de octubre, y la de El Corte Inglés, que es a final octubre. También quiero estar en la media maratón es el 13 de noviembre. Estoy metido en ello, entrenando bastante todos los días», asegura el veterano deportista costasoleño.

La verdad es que Miguel es muy conocido en el mundo runner. «Este año ya he hecho cinco carreras populares. Una fue la de la Peña E Bastón, otra la que organiza la Prensa, la de Cruz de Humilladero… Normalmente hago unas ocho carreras al año, entre las populares y la media maratón, que esta va a ser la treinta y tantas veces que la haga». En las carreras se siente muy acogido por el público: «A mí ya la gente me aplaude mucho por ser el más mayor de Málaga. Me animan mucho. Eso para mí es un orgullo y me siento muy satisfecho».

Asimismo, manifiesta que este año, la media maratón le gustaría hacerla en unas dos horas y media, más o menos, y en las populares de 10 kilómetros «suelo echar sobre una hora y veinte». «Maratones ahora no hago, porque eso son 42 km… Pero en la media tengo todavía confianza en hacerla y terminarla porque estoy entrenando y haciendo dos horas y pico de carrera continua. Mi última maratón la hice hace tres años» declara.

Miguel recuerda que ni el confinamiento por la crisis del Covid frenó sus ansias de entrenar: "Tengo un pasillo muy largo y ahí hacía ejercicios, calentamiento, trotaba un poco y cosas así"

decoration

El malagueño recuerda sus mejores maratones: Valencia, donde fue a correr hasta en tres ocasiones, logrando la mejor marca de veterano con 2 horas y 38 minutos en una de ellas, y Madrid, donde fue varias veces y en una consiguió una muy buena marca, 2 horas y 46 minutos. Ambos registros los consiguió cuando tenía alrededor de 45 años. «Todas las maratones las hacía en menos de tres horas y las medias, en una hora y cuarto, más o menos», expone.

«Para mí todas las maratones han sido especiales, todas han sido significativas porque las he hecho con mucho gusto, mucho agrado y una maratón para un veterano ya de esta edad es muy importante», confiesa a La Opinión de Málaga.

Miguel recuerda que ni el confinamiento por la crisis del Covid frenó sus ansias de entrenar: «Tengo un pasillo muy largo y ahí hacía ejercicios, calentamiento, trotaba un poco y cosas así, pero claro, no es lo mismo que salir a la calle. Cuando se pudo salir, prácticamente estaba preparado, porque yo me cuido mucho en cuestión de alimentos y esas cosas, además tengo poco peso, 58 kilos más o menos, y cuando salí estaba bien», explica.

La familia de Miguel le apoya en su afición por hacer deporte. «Mi mujer lo que me dice siempre es que me cuide y tenga cuidado, pero a ella no le importa que salga a correr porque sabe que me gusta, llevo muchos años haciéndolo y yo, mientras pueda, no puedo cortarlo. Entonces por eso salgo todos los días y ella está contenta con mi forma de actuar», expresa.

El maratoniano hace balance de lo que ha sido y es el deporte en su vida: «El deporte para mí ha sido muy bueno porque salir todos los días a correr, sentirte bien y poder hacerlo, todo eso para mí ha sido una alegría y una satisfacción muy buena. Y sigue siéndolo. No he perdido todavía el ánimo que debe tener el corredor para salir a correr». A Miguel no le importa que llueva, haga viento, calor o frío…: «Para todo en la vida siempre hay que tener espíritu y alegría, hay que salir adelante y no achicarse nunca».

García manifiesta que se encuentra muy bien físicamente a pesar de sus 86 años. «Normalmente hago todos los días 90 minutos o más de entrenamiento, entonces tengo mucho fondo y no me canso demasiado. Mi ritmo ya es más lento porque tengo 86 años… pero vaya, voy bien, estoy bien. Mientras pueda, esto no lo dejo», asegura el malagueño, a lo que añade: «Nunca se sabe lo que va a pasar en la vida, lo que va a venir, pero mientras esto siga así, pues adelante», concluye Miguel, todo un ejemplo.

Compartir el artículo

stats