El Costa del Sol Málaga, como es lógico, aún tiene mucho margen de mejora. Las "panteras" encajaron su primera derrota del nuevo proyecto en el segundo partido del II Trofeo Villa de Frigiliana. El Atticgo Balonmano Elche se mostró superior en buena parte del duelo (23-26) y cogió buenas sensaciones en esta fase de preparación. Fase para seguir creciendo para las de Suso Gallardo, que siguió probando rotaciones y estrategias para construir de cara al futuro. Balance positivo después de los dos primeros amistosos de esta pretemporada más allá del resultado.

El equipo malagueño arrancaba de nuevo con soltura y las primeras diferencias eran a su favor (1-3). Pero las ilicitanas pronto reaccionaban y mostraban un buen nivel sobre el parqué. Las de Joaquín Rocamora fluían y se metían en el duelo, que estaba equilibrado por momentos. Oppedal, de vaselina, daba la primera ventaja (7-8). Para entonces Virginia Fernández ya se había hecho grande bajo palos. Discurría el encuentro en cánones de igualdad, con ambos técnicos probando y dando minutos a todas las jugadoras. El Elche pegaba un acelerón y estiraba al paso por el descanso con unos buenos minutos en ambos lados de la pista (13-10).

No sirvió de impulso para las "panteras" la oportunidad de reorganizar ideas en el vestuario. Las locales este sábado controlaban el encuentro con templanza y se mostraban sin muchas fisuras para mantener el dominio en el marcador. Suso Gallardo lo paraba con 20 minutos por delante porque se escapaban las ilicitanas (14-20). Las malagueñas encadenaban errores en ataque que no le permitían engancharse al partido, fallos normales a estas alturas. María Pérez anotaba un par de goles y seguía encontrando buenas sensaciones en la pista. Después del paso por Frigiliana le toca seguir trabajando al Costa del Sol Málaga.