El Trops Málaga se impuso este sábado al Conservas Alsur Antequera por 28-25 en el derbi malagueño que abría la primera jornada de la División de Honor Plata. El encuentro se vivió con intensidad sobre el parqué del pabellón Fray Francisco Baños del colegio Los Olivos, que registró un gran ambiente, con la grada absolutamente llena de aficionados -el club capitalino tuvo que habilitar, incluso, una fila de sillas supletorias al otro lado de la grada ante la gran demanda de público- y en los banquillos, con Quino Soler y Juan Antonio Vázquez ‘Chispi’ desgañitados para dar instrucciones a los suyos y con los efectivos que aguardaban su turno para saltar al 40x20 animando cada acción como si no hubiera un mañana.

En un envite con dos estilos contrapuestos y mucha pizarra, ambos conjuntos intentaron contrarrestar al rival haciendo valer sus virtudes. El Trops dominó el arranque del encuentro. Muy aplicados en defensa y con Villamarín guardando la portería, los locales pudieron montar varios contraataques (4-1).

Poco a poco el cuadro antequerano fue asentándose en la pista (11-11) en el 24:25. La igualdad y los nervios se apoderaron de los últimos instantes en los que ambos conjuntos solo pudieron anotar un gol, concluyendo el primero periodo en tablas (12-12).

Tras el paso por vestuarios, la segunda parte arrancó de forma distinta a la primera (18-21) en el 16:18 para desesperación del banquillo blanquiazul. El espectacular Trops del inicio se había desinflado.

Cuando menos se esperaba, el Trops se fue a por el partido, logrando la remontada en el 24:00, momento en el que el extremo Melgar puso el 23-22. El Conservas Alsur pudo ajustar el marcador a falta de 53 segundos (26-25), pero Martins, tras el tiempo muerto solicitado por Quino Soler, marcó el 27-25 y Alberto Castro, el mejor del encuentro, puso el definitivo 28-25. Los dos puntos se quedaron en casa.