El presidente de la Diputación y de Turismo Costa del Sol, Francisco Salado, asistió este martes a los actos del ‘One Year To Go’ con los que se inicia la cuenta atrás para el torneo femenino más importante del mundo: la Solheim Cup. La Costa del Sol será la capital mundial del golf en 2023 y, a falta de un año para que se celebre la competición, ya se han vendido más de 20.000 entradas. Por lo que el espectáculo está asegurado.

Salado formó parte de los diferentes actos que marcan el inicio de la cuenta atrás del torneo, como un torneo en el hoyo 1 de Finca Cortesín, en el que ha participado Suzanne Petersen, capitana del equipo europeo de la Solheim Cup. Asimismo, se procedió al encendido de la cuenta atrás.

«Ahora ya podemos decir que el sueño se ha hecho realidad y está cada vez más cerca», señaló el presidente de la Diputación y de Turismo Costa del Sol, quien además mostró su satisfacción por el hecho de que este evento llegue en un «momento dulce», tras el balance de un verano que ha situado al destino Costa del Sol en el camino de la consolidación.

Salado añadió que la Solheim Cup «confirma el liderazgo del destino en el segmento de golf y la culminación de un proyecto cooperativo en el que muchas instituciones llevamos años trabajando». Además, subrayó la oportunidad que la celebración de este torneo supone para reforzar la posición de Costa del Sol como destino turístico y afianzar la apuesta por el golf femenino.

A partir de este momento, la Costa del Sol pisa el acelerador para acoger el evento de golf femenino más importante del mundo, la Solheim Cup, el torneo que reunirá a la elite del golf femenino de Europa y Estados Unidos en Finca Cortesín en septiembre del próximo año.

Por primera vez se celebrará territorio español este torneo, que es el evento de golf femenino más importante del mundo, que tiene lugar cada dos años y que enfrenta a las mejores jugadoras europeas y estadounidenses en formato match-play.

La versión femenina de la Ryder Cup se celebrará del 18 al 23 de septiembre de 2023. «Estamos muy orgullosos porque un evento de este calado vuelva a convertir a Costa del Sol en el centro de las miradas de todo el mundo», señaló Salado.