Kiosco La Opinión de Málaga

La Opinión de Málaga

Remo

Natalia de Miguel ya rema rumbo a París 2024

La deportista malagueña del Real Club Mediterráneo afronta desde este jueves una temporada que comienza en el Campeonato de Europa de San Sebastián y en la que buscará sumar los mejores resultados posibles de cara al clasificatorio para los Juegos Olímpicos del próximo agosto

La remera malagueña Natalia de Miguel, durante una competición internacional. | LA OPINIÓN

La remera malagueña Natalia de Miguel arranca esta semana uno de los años más importantes de su carrera deportiva. No solo por lo que puede conseguir en las distintas competiciones, sino por las puertas que se le pueden abrir y no tiene duda de cuál es la más importante: el clasificatorio para los Juegos Olímpicos de París 2024. Hasta el próximo mes de agosto habrá que esperar para esa cita previa hacia los Juegos, pero la deportista costasoleña arranca en cuestión de horas una temporada que será clave para ella y para su trayectoria deportiva.

El Campeonato de Europa de remo de mar que se celebra en San Sebastián desde este jueves 27 hasta el 30 de octubre es «como una regata de pretemporada» para la remera del Real Club Mediterráneo.

Después de un par de semanas de descanso, regresa para competir al máximo nivel y lo hace con dos de las personas más importantes de su vida, un aliciente claro para una deportista que repite en esta categoría «con mucha ganas de volver» para repetir medalla, según confiesa la propia remera a La Opinión de Málaga.

Tengo muchas ganas porque mi hermana acaba de ser campeona del mundo de remo de mar y Jaime fue campeón del mundo. Me siento muy afortunada y me lo voy a pasar bien, que es lo más importante

decoration

A pesar de que no es una competición de remo olímpico, que es en lo que ella está especializada, sino que es remo de mar, De Miguel afronta esta semana una cita muy especial. Y es que la malagueña participará en las pruebas de doble femenino y doble mixto con su hermana Celia De Miguel y con su pareja Jaime Canalejos. «Tengo muchas ganas porque mi hermana acaba de ser campeona del mundo de remo de mar y Jaime fue campeón del mundo. Me siento muy afortunada y me lo voy a pasar bien, que es lo más importante», explica.

Precisamente, su hermana es una de las personas de la que más aprende. De ahí, que vaya a ser tan personal esta competición. «Me enseña muchas cosas porque es una máquina a nivel técnico. Ella en competición no se siente inferior, que es lo que a mí me ha pasado muchas veces cuando he salido fuera. A lo mejor no es tan fuerte físicamente como rivales de otros países, pero confía en su remada, no se rinde nunca», comenta sobre Celia.

Ahora empieza un nuevo año para la malagueña muy distinto, a pesar de las evidentes similitudes, con el ciclo en el que preparó los Juegos de Tokio. Es más, reconoce que superar ese «tropiezo» de no estar en la cita olímpica anterior le ha llevado tiempo: «A nivel mental no conseguí llevarlo bien. Me ha costado bastante tiempo recuperarme, pero gracias a mi psicóloga y a mis entrenadores he conseguido volver», a lo que añade: «Yo esto no lo hago por dinero, lo hago porque me encanta remar y mi sueño es llegar a los Juegos Olímpicos».

Doble scull de peso ligero

Hasta entonces debe superar varios retos. El primero será entrar al doble scull de peso ligero, que es la embarcación en la que Natalia de Miguel va a intentar clasificarse. Además, se ha marcado varios retos personales: «Me gustaría ganar la regata de acceso al equipo nacional, que para mí es la más importante en España. A nivel de club me gustaría revalidar los títulos de campeona de España en cuatro scull».

Así que la oportunidad de hacer algo grande vuelve a estar ahí. Su currículum demuestra que las posibilidades están abiertas. Ella misma quiere que sea su año de la confirmación, quiere «a nivel nacional dar un paso adelante y demostrar que tengo las cualidad para clasificar un barco a los Juegos Olímpicos» y «mejorar la contundencia en los resultados internacionales». Todo ello apoyado en la ilusión y en el «equipazo femenino» con el que encara la temporada el Real Club Mediterráneo.

Desde ahora afronta una oportunidad irrechazable para cualquier deportista: el año clasificatorio para los Juegos Olímpicos y lo hace «intentando disfrutar mucho más del proceso, más optimista».

Una «nueva» Natalia de Miguel se pone en marcha este jueves en San Sebastián con el claro objetivo de confirmarse en el mundo del remo y disputar al límite cada campeonato en el que participe para llegar a punto al próximo verano.

Compartir el artículo

stats