No pudo ser. El Trops Málaga sucumbió este sábado en su feudo, el pabellón Fray Francisco Baños del colegio Los Olivos, ante el Barça Atlético por el resultado de 27-32 en un partido muy igualado durante gran parte del choque, que bien pudo decantarse para cualquier lado, pese al resultado claro del final. Fue el cuadro catalán el que se llevó el gato al agua, aunque el Trops, aupado por los suyos, hizo lo indecible por sacar los dos puntos.

Con un 0-3 se alcanzaba el minuto 05:00 de juego. Aun así, el Trops no se desesperaba y seguía mostrando carácter. Ya solo faltaban los goles, que llegaron, principalmente, de la zurda de Pablo Fernández, que estaba espléndido. Del 0-3 se pasó al 5-5 en el 08:50. La remontada de los malacitanos había sido bárbara para disfrute de los aficionados que abarrotaron el pabellón Fray Francisco Baños del colegio Los Olivos.

Todavía había mucho partido y de eso era consciente el Trops que, incluso, se puso por delante (6-5) dos minutos más tarde, con gol, una vez más, del canterano Pablo Fernández, que estaba poniendo en jaque a la defensa blaugrana, en este caso, con su uniforme amarillo oro. La igualdad se había instalado en el encuentro, pero el Trops, casi siempre, tomaba ventaja. Incluso, los malagueños sacaron una renta de tres (11-8) en el 19:10, con cuatro goles desde los extremos, tres de Palomeque, desde la derecha, y uno de Pablo Fernández, desde la izquierda.

El Trops había cogido el timón del choque y pretendía ampliar más su renta. Sin embargo, llegó la réplica del Barça Atlético, que consiguió, de forma sorpresiva, un parcial de 0-7 para dejar el electrónico en 11-15 a falta de cinco minutos para el final del primer acto. Las cosas se habían complicado para el cuadro blanquiazul, que solo pudo estrechar el resultado a la conclusión de los primeros 30:00 minutos, merced a las dos dianas de Pablo Soler y Agustín Vidal, que dejaron el marcador en 15-18.

Tras el paso por vestuarios, la remontada cada vez era más complicada, pero el Trops no renunciaba y seguía intentándolo. Así, de ir cinco abajo (15-20) se puso a uno (21-22) en el 42:00. La escuadra malagueña tenía fe y merecía su recompensa, pero el filial del Barça, que gozaba de juventud y altura, volvía a abrir brecha (21-23) cada vez que el Trops le pisaba los talones.

Pese al mazazo, los pupilos de Quino Soler, con actitud, lo intentaban una y otra vez. Mientras había partido, había esperanza. Y así fue. Por enésima vez, el Trops ponía tablas en el marcador (25-25) en el minuto 51:15. Sin embargo, cuando parecía que llegaría la remontada en los minutos finales, no pudo ser y el Barça Atlético cogió impulso para llevarse el encuentro por 27-32, un resultado que se antoja demasiado amplio por lo visto en la pista.

La siguiente cita del Trops será el próximo sábado, a las 18.30 horas, en el mítico pabellón Quijote Arena, ante el Hiros Caserío Ciudad Real, correspondiente a la novena jornada en la División de Honor Plata, último choque de la primera vuelta.